Ovación
Jueves 01 de Septiembre de 2016

Le dio sólo para el empate

Pese a ponerse rápidamente en ventaja, Central apenas hizo un partido discreto

Pese a ponerse rápidamente en ventaja, Central apenas hizo un partido discreto

Un ritmo frenético con errores y goles como lógica consecuencia. Así fue el empate que protagonizaron Central y Atlético de Rafaela, en el que el Canalla tuvo todo para manejar las riendas del partido a su antojo. Pero le faltó inteligencia para sacar provecho de ese gol súper tempranero de Fabián Bordagaray. Después pasó a perderlo y lo empató. Todos los estadíos para un equipo que encontró premio en la tanda de penales.

La salida larga desde el fondo de Burgos, la asistencia de primera de Herrera y el remate cruzado de Bordagaray, en la primera pelota que tocó con la camiseta canalla. Un minuto de juego para una diferencia que debía hacer pesar. Nada de eso ocurrió. Porque cuando iban 10' Burgos perdió en la dividida (se quedó pidiendo una mano que no pareció), pero el yerro fue colectivo. Robin Ramírez agradeció y se cargó al hombro la igualdad.

Y a los yerros defensivos de Central se le sumó una paupérrima decisión del árbitro Andrés Merlos y uno de sus asistentes, cuando no vieron la clarísima mano de Mathías Abero, en el segundo palo, luego de que Herrera la peinara en el primero. Una mano grande como el 15 de Abril. Un error grosero que le permitía a la Crema ponerse arriba en el marcador, que desataba la ira de Coudet y que hacía que Sosa se ganara la amarilla.

Así llegó el descanso. Por eso el Chacho mandó a la cancha a Fernández y Lo Celso. Y entre ellos le dieron algo más de fútbol al equipo. Y en una avivada de Montoya con un pase rápido para Fernández llegó el anticipo de Herrera dentro del área para volver a poner al Canalla en sintonía con sus aspiraciones.

Claro que a esas aspiraciones les faltó la claridad necesaria como para no tener que llegar a los penales. Y no sólo hizo poco para resolverlo en los 90 minutos, sino que casi lo pierde. Porque Atlético de Rafaela por momento estuvo mucho mejor parado en el campo. Así llegó el mano a mano que Sosa le ganó a Luna.

Y no hubo mucho más. Ni de un lado ni del otro. Apenas un par de simples insinuaciones con escasa claridad. De allí a la tanda de penales un trecho corto. El empate era justo.

Comentarios