Policiales
Domingo 31 de Julio de 2016

Le dieron más de 10 añosde cárcel por un homicidio

Un joven fue condenado a 10 años y 8 meses de prisión por el asesinato de Facundo Alan Gerez, baleado en febrero de 2015 en el barrio Bella Vista Oeste y fallecido diez días después...

Un joven fue condenado a 10 años y 8 meses de prisión por el asesinato de Facundo Alan Gerez, baleado en febrero de 2015 en el barrio Bella Vista Oeste y fallecido diez días después. Se trata de Roberto Ezequiel Herrera, de 24 años, quien admitió la autoría del hecho en el marco de un procedimiento abreviado acordado entre la defensa y la Fiscalía, con acuerdo de la querella que representó a la madre de la víctima y homologado días atrás por juez penal Héctor Núñez Cartelle.

La tarde del 17 de febrero de 2015 Facundo se aprestaba a ir con amigos al balneario La Florida en un auto manejado por un primo. El chico de 20 años, quien llevaba un tiempo trabajando con su padre en una empresa de reparación de cloacas, estaba en el asiento del acompañante y otros amigos se ubicaban en la parte trasera.

Eran cerca de las 16 y el vehículo estaba estacionado en Gutenberg y Pasco, a metros de la casa de su dueño. Entonces llegó al lugar un joven a bordo de una moto Honda Tornado que se detuvo junto al auto y comenzó a discutir con Facundo. El pibe se bajó del vehículo y la discusión fue subiendo de tono hasta que el recién llegado, según contaron los testigos, extrajo un arma y gatilló contra Gerez.

Con una herida de bala en el abdomen, Facundo fue llevado por su primo en el auto hasta el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez, donde el chico fue operado y estabilizado. Allí estuvo internado durante diez días pero no pudo superar el cuadro y finalmente murió el 28 de febrero.

Viejos rencores. Cuatro meses después, el 16 de junio del año pasado, fue detenido Herrera. Según fuentes allegadas a la causa este muchacho y Gerez arrastraban problemas entre ellos, al parecer por una mujer, lo cual ya había generado al menos una pelea anterior al incidente que desembocó en el asesinato.

La fiscal que investigó el hecho, Marisol Fabbro, imputó a Herrera de homicidio calificado por alevosía (figura que prevé prisión perpetua) porque al parecer le había disparado a Gerez cuando se encontraba de espalda. "Aunque la fiscal contaba con evidencia no se pudo acreditar la alevosía. Pudimos demostrar que la víctima no se encontraba en estado de indefensión porque estaba con otros cinco amigos. Y la autopsia no demostró que los disparos hayan ingresado por la espalda", sostuvo la defensora del imputado, Sara Fátima Marcos.

La abogada señaló que al no poder acreditarse la alevosía como agravante, la calificación del hecho se encuadró como homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego. "Ir a juicio _añadió_ podía implicar que el acusado fuera condenado con una pena más alta, por lo cual él mismo consintió el acuerdo de diez años y ocho meses".

El abogado querellante que representaba a la madre de la víctima, Germán Mahieu, también aceptó la pena acordada entre la defensa y la fiscal Fabbro en el procedimiento abreviado. Así, Herrera _actualmente alojado en la unidad penitenciaria Nº 16_ continuará tras las rejas hasta cumplir su condena.

Comentarios