Policiales
Sábado 04 de Junio de 2016

Le dieron 8 años de prisión a un joven por matar a un vecino en una pelea en zona oeste

A Fernando Ramón Bova lo apodan "Quico" y tiene 22 años. Hace poco más de ocho meses su vida cambió para siempre.

A Fernando Ramón Bova lo apodan "Quico" y tiene 22 años. Hace poco más de ocho meses su vida cambió para siempre. Fue en el marco de una pelea en la que él y un grupo de familiares atacaron a golpes y puntazos a Matías Raúl Ontivero, quien trabajaba en el lavadero de una empresa de colectivos de larga distancia y murió como consecuencia de esa agresión. Por aquel hecho el muchacho pasará 8 años tras las rejas. Así lo avaló la jueza penal Patricia Bilotta tras el acuerdo en un juicio abreviado entre el fiscal Ademar Bianchini y la defensora pública Marianela Di Ponte.

Golpes en la pared. El ataque que le costó la vida a Ontivero ocurrió la tarde del 19 de septiembre del año pasado en Felipe Moré al 1200. Allí, la víctima realizaba trabajos de albañilería en su humilde vivienda cuando apareció Claudio Bova protestando por un fuerte golpe que hizo temblar la pared medianera de ladrillos huecos que separaba la casa de ambos. Eso, sumado a viejos rencores, desató una discusión que derivó en golpes de puño entre los muchachos. En un momento Bova "se retiró golpeado y amenazando volver en busca de venganza".

Así fue que poco después, Bova regresó con su hermano Fernando y otras personas con las que comenzaron a arrojarle piedras a la casa de Ontivero. En ese marco el muchacho trató de escapar pero "Quico" salió tras él por Felipe Moré hasta Lejarza, donde "lo hirió con un arma blanca y le provoca la muerte".

Ontivero fue trasladado al Hospital de Emergencias donde se comprobó que había fallecido por un shock hipovolémico por hemorragia masiva de tórax. Y en el allanamiento a la casa de su agresor, la policía secuestró una pistola calibre 22 con once proyectiles y otros cartuchos calibre 16 y 20 milímetros.

Un buen hombre. En ese marco Bova fue condenado como autor de homicidio simple en concurso real con tenencia de arma de fuego de uso civil. Y para eso el fiscal sostuvo como principal evidencia la declaración de la concubina de Ontivero y de dos testigos ocasionales del homicidio. Al respecto, cuando La Capital llegó el día del hecho a recabar información sobre lo ocurrido, Georgina, la propia pareja de la víctima y madre de un niño de 2 años yuna nena de 9 dijo: "Matías era un buen hombre, muy trabajador. Pero no le gustaba que se lo llevaran por delante. No se dejaba atropellar".

"Nosotros estábamos juntos desde hace cuatro años. Con su trabajo pudimos comprarnos esta casa, que estaba por la mitad. También pudimos comprarnos algunos electrodomésticos, tener bien a los chicos. El vivía para los dos chicos. ¿Sabe lo que pasa acá? Esto es un problema de envidia. Hay lugares donde que a alguien le vaya bien no se perdona. Y él a mí me sacó de mi barrio y me tenía bien", relató entonces la viuda.

Comentarios