Policiales
Jueves 30 de Junio de 2016

Le dieron 12 años de prisión por matar a un vecino en una pelea

La sentencia recayó en Carlos Daniel Barrios, quien en noviembre de 2105 mató de un disparo a Franco Sequeira por antiguas diferencias

Un muchacho fue condenado a 12 años de prisión por el crimen de Franco Nicolás Sequeira, quien tenía 20 años en noviembre del 2015 cuando lo mataron con un balazo frente a su casa del humilde barrio conocido como La Bombacha, en la zona noroeste de la ciudad y en el desenlace de un incidente entre vecinos. En el juicio, celebrado ayer en Tribunales, también le atribuyeron al joven condenado un robo a mano armada que había cometido tres meses antes del homicidio (ver aparte).

El acuerdo abreviado fue pactado por el fiscal Adrián Spelta y el defensor público Iván Russo y homologado por el juez penal Hernán Postma. La sentencia recayó en Carlos Daniel "Calera" Barrios, de 24 años, al que le endilgaron los delitos de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y portación ilegal de arma de fuego de uso civil; y también robo calificado por el uso de arma de utilería en calidad de coautor.

Antes de la cena. Sequeira vivía en una modesta vivienda de material en García del Cossio 1229 bis, a la altura de avenida Jorge Newbery al 8500, en cercanías del autódromo municipal. Cerca de las 21 del 14 de noviembre de 2015 Franco fue junto a su esposa y el hijo de nueve meses de la pareja hasta un cajero automático de Empalme Graneros para cobrar la Asignación Universal por Hijo que le otorga el gobierno nacional. Luego de hacer la extracción del dinero se subió a un colectivo con sus familiares para volver a su casa a cenar. Apenas bajó, en la esquina de su vivienda, se desató el violento incidente en el que participaron dos familias que mantenían una antigua disputa.

"Un vecino que estaba con otros del barrio le tiró un botellazo y casi le pegó en la cabeza al nene (por el bebé de Sequeira). Entonces, Franco y su hermano los insultaron y recibieron como respuestas tiros y piedras. Después vinieron otros tipos del barrio y siguieron con los balazos. El hermano del que le tiró el botellazo a mi nieto le pegó dos balazos en la panza a Franco. Mi hijo estaba herido pero igual peleaba, y mi nuera gritaba «casi matan a mi bebé»", contó a este diario, el día siguiente del crimen, Angela Hermelinda Palavecino, la madre de la víctima.

El último tiro. A duras penas Franco recorrió los metros que lo separaban de su casa. Una vez allí se refugió detrás de una reja pero, según Palavecino, los ataques con piedras y tiros no cesaron. "En ese momento vino uno que le dicen «Calera» y lo mató de un balazo", señaló la mujer. Entonces el dueño de casa se derrumbó en un pequeño patio delantero donde murió instantes después, en medio de un charco de sangre.

En la Fiscalía de Homicidios la madre del muchacho relató el cruento incidente que presenció. "Diego lo insultó a mi hijo, pero él no le contestó. Siguió caminando y en ese momento ese pibe le tiró una botella de cerveza y casi le pegó en la cabeza a mi nieto. Franco se metió en mi casa y lo llamó a Eduardo, el hermano. Entonces los dos fueron a la esquina de Juan B. Justo y García Cossio y se insultaron con Diego. En ese momento apareció un tío del pibe y le empezaron a tirar piedras, y después se escucharon tiros. Yo no vi quien disparó porque se metieron detrás de unos arbustos. Mis hijos se fueron corriendo para mi casa y, cuando están por entrar, apareció un hermano de Diego. Franco lo agarró a trompadas y después de la pelea él se quedó apoyado en la reja de adelante. Al rato aparecieron varios pibes, entre ellos Calera, y empezaron a tirar piedras. En ese momento, se quejó y se tomó la panza. Eduardo lo agarró al hermano que se desvanecía y les gritó «lo mataron, lo mataron»".

Comentarios