Policiales
Martes 21 de Junio de 2016

Le dan siete años de cárcel por participar del asalto a un banco

Darío Giménez acordó esa pena en un juicio abreviado como partícipe secundario del atraco al Credicoop de Pérez en agosto de 2015.

Un hombre fue condenado a siete años de prisión como partícipe secundario del robo al banco Credicoop de Pérez ocurrido en agosto pasado. La sentencia fue acordada en un procedimiento abreviado entre la fiscalía y la defensa luego de que el acusado demostrara que no había ingresado al banco y se había quedado en un vehículo esperando a los asaltantes para ayudarlos a escapar por caminos rurales.

Sin embargo, si bien los ladrones lograron llevarse dinero en efectivo el golpe no resultó exitoso ya que los pasos de la gavilla eran seguidos por policías que venían escuchando desde hacía días al líder de la banda. Así, los ladrones fueron cayendo en un trayecto entre Pérez y la autopista Rosario-Buenos Aires donde fue capturado el último, un chico de 16 años que había quedado al volante. Lo más curioso del caso es que, pese al dispositivo policial desplegado, el dinero sustraído al banco nunca fue recuperado (ver aparte).

Disfrazados. La condena que aceptó Darío Belindo Giménez, de 33 años, es por su participación al atraco que sufrió la sucursal perecina del Banco Credicoop la mañana del 27 de agosto de 2015. Eran cerca de las 10.50 cuando cinco personas, entre ellas un menor de edad, ingresaron a la entidad bancaria ubicada en San Martín 1846 de Pérez.

Previamente habían realizado una llamada a la comisaría 22ª para dar una falsa alarma sobre el hallazgo de un cadáver a unas 50 cuadras del banco, lo cual movilizó a gran parte del personal policial —incluso el móvil que custodiaba la entidad— lejos de la escena del atraco.

Así, con la policía distraída, entraron los hampones. Primero dos que fingieron ser clientes: uno con un cuello ortopédico entró en una silla de ruedas empujado por otro de sus cómplices. Luego ingresó un tercero empuñando un arma de fuego mientras otro amenazaba a una empleada para que abriera la puerta que comunicaba con la antesala del tesoro. Y en no más de cuatro o cinco minutos los hampones se alzaron con una suma que días después se sabría que orillaba los 200 mil pesos; que nunca aparecieron.

Los delincuentes subieron a un Ford Focus gris estacionado a metros del banco y emprendieron la huida. Entonces se activó un dispositivo cerrojo orquestado por la Policía de Investigaciones (PDI) que venía escuchando al líder de la banda y contaban con la información de que esa mañana sería asaltado un banco en la periferia rosarina.

Según fuentes policiales consultadas en ese momento, en la zona rural de Soldini fue avistado por primera vez el Focus. A partir de entonces los fugitivos fueron abandonando el auto en distintos sitios donde fueron capturados, algunos por efectivos de la División Perros de la policía rosarina.

Posteriormente, cerca de la autopista a Buenos Aires fue detenido el presunto líder de la gavilla, Sergio Martín C., de 28 años y buscado como sospechoso de otros dos atracos a bancos ocurridos unos meses antes, en mayo de 2015: el robo al Credicoop de General Lagos y a la sucursal del Municipal de Empalme Graneros. Fuentes de la PAT dijeron entonces que se toparon de frente con el Ford Focus en inmediaciones del predio de Renato Cesarini y tras un breve tiroteo se bajó del auto y corrió hacia un cañaveral donde lo arrestaron.

Finalmente el auto, en el que a esa altura sólo quedaba el adolescente de 16 años, terminó cercado por patrulleros de varias dependencias en el cantero central de la autopista, a metros de la planta de General Motors. En el vehículo se incautaron una carabina Halcón 9 milímetros, un cargador y 14 cartuchos; una pistola del mismo calibre con la numeración limada, una pistola ametralladora FMK3, un cargador y 41 cartuchos, dos handies, dos mochilas y un celular.

En esa zona también fue detenido un hombre de 51 años, Ceferino Adán M., un ex combatiente que pasaba por el lugar a pie y dijo estar yendo a una peregrinación personal al santuario de la virgen de San Nicolás. Días después, en la audiencia imputativa, fue el único de los arrestados que declaró y brindó su versión. Según fuentes judiciales, días después fue liberado.

Participación. El adolescente quedó a disposición de un juzgado de Menores, mientras que Sergio C., Ezequiel G., de 24 años, y Giménez fueron imputados por la fiscal de Investigación y Juicio Cecilia Brindisi como autores de los siguientes delitos: robo calificado por uso de arma de fuego en concurso real con robo calificado por su comisión en poblado y en banda agravados por la participación de un menor, así como tenencia ilegítima de armas de guerra en concurso real con resistencia a la autoridad.

Sin embargo, luego de que su defensa pudiera demostrar que Giménez nunca bajó del auto en el que llegaron y se fueron los delincuentes, la acusación cambió su rol por el de partícipe secundario "atento al análisis pormenorizado de las evidencias" de la causa.

"Surge de las escuchas telefónicas que Giménez intervino en momentos previos al robo y luego prestó colaboración en la huida, acompañando a los autores dentro del auto con el que intentaron escapar una vez perpetrado el robo, y en la premura por lograr ese objetivo dejó su celular particular en dicho vehículo, que luego es secuestrado por la policía", sostiene el texto del acuerdo abreviado.

"Por tal motivo se encuadra la conducta de Giménez en la de participación secundaria, ya que su accionar no fue indispensable" para que el robo se desarrolle como ocurrió, continúa el texto, para agregar: "Si hipotéticamente se suprimiera la participación de Giménez el robo se hubiese consumado igualmente".

No obstante, más allá de morigerar su grado de participación, la fiscalía evaluó la gravedad del delito realizado "en pleno horario de atención al cliente", lo que implica un peligro, así como las maniobras tendientes a procurar la impunidad como lanzar clavos para cubrir la huida y los avisos falsos a la policía e intimidar a los clientes con armas.

Así, la pena que acordaron para Giménez la fiscal Brindisi y el abogado defensor Ariel González Zevallos fue de siete años. "Se pudo acreditar que él no ingresó en el banco, así se rebajó la calificación", sostuvo el letrado respecto del acuerdo.

El acuerdo fue homologado por el juez Javier Beltramone. En tanto, quedan dos acusados por el robo cuya situación no fue resuelta y hasta el momento podrían ir a juicio.

El dinero que nunca apareció

El monto robado al Banco Credicoop de la ciudad de Pérez el pasado 27 de agosto de 2015 no se conoció los días posteriores. Sin embargo, desde la entidad crediticia luego dieron a conocer la suma específica sustraída: 203.057 pesos y 5.667 dólares. Tal como se indicara el día del hecho y en la audiencia imputativa celebrada días después en Tribunales, ese botín no fue hallado en poder de ninguno de los detenidos. Y según las fuentes judiciales consultadas, hasta el momento no se logró averiguar qué pasó con el dinero robado en ese atraco por el cual no se sabe que todavía haya algún prófugo.

Comentarios