Ovación
Lunes 11 de Julio de 2016

Le alcanzó con medio partido

Central necesitó sólo 45' para superar a Independiente de Chañar Ladeado. Avanzó a cuartos del final y jugará ante Newell's.

La diferencia en cuanto a nombres tal vez no era tal, pero en el ambiente flotaba la idea de que Central debía pasar. Y pasó. Cumplió con el paso que le tocaba. Lo hizo con suficiencia, con algo de tiempo que le sobró ante un Independiente de Chañar Ladeado al que le quedó grande el encuentro, sobre todo desde lo físico, aunque con la pelota al pie el Canalla le demostró que también estaba un par de escalones por encima. Noventa minutos que pueden ser abordados desde diferentes puntos, pero que decantaron en el clásico ante Newell's que se viene en cuartos de final. Es que eso es lo que se instaló en un Gigante semipoblado apenas el equipo de Leonardo Fernández ya estaba dos goles arriba. De aquí en más habrá tiempo para las especulaciones en cuanto a las fechas y los equipos que pondrán canallas y leprosos (ver página 2), pero es lo que se viene.

   A los pibes de Central les llevó unos pocos minutos poner el partido bajo su tutela. Fue lo que implicó el tiempo de estudio lógico, ante un equipo que era desconocido. De igual forma hubo una premisa que quedó expuesta desde el arranque: mucha agresividad, intensidad en el juego, especialmente cuando se cruzaba la mitad de la cancha. El abanderado en ese aspecto fue Hernán Da Campo, el jugador más explosivo, agresivo y con mayor claridad. De sus pies nacieron las principales jugadas y las más punzantes. Lo dejó en claro a los 9' cuando tiró una diagonal larga de izquierda hacia el centro y dejó de cara al gol a Protti, pero el remate del delantero se topó con la humanidad del arquero Arzuaga.

Las mejores jugadas del partido


   Y mientras a Independiente de Chañar Ladeado le costaba horrores arrimarse al arco de Jeremías Ledesma, Central se seguía haciendo amo y señor del juego. El punto de inflexión fue sobre los 17'. El córner de Protti terminó en un furibundo cabezazo de Alfani que Arzuaga no pudo contener y Maxi González arremetió para definir desde el piso.

   La diferencia física y futbolística que hasta allí era clara se potenció, siempre intentando que el buen manejo (Mansilla en su afán de salir limpio arriesgó más de una vez de manera innecesaria y hasta perdió un par de pelotas) y la intensidad pudieran conjugarse. La persiana prácticamente se bajó tras el tiro libre de Protti que dio en el palo izquierdo y la entrada en soledad de Coscia para darle un pase a la red. Es que los coreanos se arrimaron apenas con un remate de Ignacio Sánchez, que se desvió en Giménez y se fue al córner.

   A esa altura el juego se hacía continuo por la fluidez que intentaba darle Central y también porque el árbitro Pablo Díaz obvió unas cuantas infracciones, la mayoría en favor de la visita. Y el Canalla tuvo otro premio a los 37'. Otra vez Maxi González apareció en el corazón del área, esta vez para definir, aunque exigido, de cabeza tras un centro de Protti.

   Faltaban 45 minutos que se intuían iban a estar de más. De hecho fue lo que sucedió. Porque así como Independiente se arrimó con algo más de peligro, Central también tuvo lo suyo. La más clara fue un remate que Protti elevó increíblemente por encima del travesaño tras una gran jugada y asistencia del recién ingresado Joel Reinoso. Ni siquiera el descuento del equipo del Tino Ribonetto por intermedio de Sánchez (38' del complemento) alcanzó para ponerle pimienta o emoción a un partido de rápida resolución, que tuvo una despedida por parte de los hinchas con el tradicional "vamo' vamo' los pibes", y fue la previa de algo más importante: el clásico ante Newell's por cuartos de final.

Comentarios