Política
Miércoles 02 de Noviembre de 2016

Lázaro Báez toma distancia de Cristina y se queja de la imputación por asociación ilícita

El titular de Austral Construcciones SA se quejó hoy ante el juez Julián Ercolini de que se lo acuse de corrupción e la misma causa que la expresidenta de la Nación.

El empresario Lázaro Báez se quejó hoy de que la imputación en su contra en la causa por supuesta corrupción en la concesión de la obra pública sea "la misma" que pesa sobre la expresidenta Cristina Fernández, revelaron fuentes judiciales.

"Se le atribuye un hecho a un sujeto que no ha sido funcionario público y que incluso la imputación en su contra es la misma que se le hizo a la ex Presidenta", sostuvo su abogado defensor, Maximiliano Rusconi, en la audiencia de indagatoria en la que presentó un escrito de descargo.
Para el letrado defensor, "es imposible en términos lógicos" que la acusación de haber conformado una supuesta "asociación ilícita" se atribuya "por igual a dos personas: funcionario o no funcionario" porque ambos desarrollan "actividades absolutamente autonómas y distintas".
El abogado del dueño de Austral Construcciones SA insistió con que "todos los actos" del proceso de adjudicación de obras públicas durante el kirchnerismo, entre los cuales mencionó "dictado de decretos", "modificación de presupuestos", "designación de funcionarios", no pueden "ni directa ni indirectamente ser atribuidos a Báez".
A esta altura de la audiencia que encabezaba el juez federal Julián Ercolini, intervino el fiscal federal Gerardo Pollicita y retrucó al defensor que en su alegato "ha omitido considerar la imputación" que se le hace a Báez "en cuanto a sus propios actos dentro de un grupo organizado de personas constituido por funcionarios y empresarios, donde cada uno ha cumplido un rol".
Puntualmente el fiscal señaló que Báez "conformó la empresa Austral Construcciones cuatro días antes de la asunción de Néstor Kirchner" y "participó en 52 licitaciones irregulares" de adjudicación de obra pública.
Ya se había desatado el debate verbal e interrupciones entre Rusconi y Pollicita cuando debió interceder el juez para que volviera la calma y planteó que si fuese necesario se abriría un incidente de cara a eventuales réplicas y contraréplicas entre las partes, según las fuentes que presenciaron la audiencia.
Además de presentar el escrito y debatir con la fiscalía, la defensa planteó la nulidad de toda la acusación y el sobreseimiento de su cliente así como insistió en que se lleve a cabo una auditoría de todas las adjudicaciones de obra pública en todo el país desde 2003 a 2015.
Báez y su abogado bajaron luego una planta en el edificio de Comodoro Py 2002, del cuatro al tercer piso, y se dirigieron al juzgado federal de Daniel Rafecas donde el empresario prestó testimonio en la causa abierta a partir de su denuncia por supuestos "aprietes" judiciales a sus hijos.

Comentarios