Escenario
Martes 12 de Julio de 2016

Las telenovelas están en plena crisis en México por falta de innovación

TV Azteca anunció que dejará de hacer novelas porque "el público ya no las quiere seguir viendo". Para los expertos esta decisión era previsible.

La segunda cadena mexicana de televisión, TV Azteca, anunció que dejará de hacer telenovelas porque "ya no son algo que el público quiera seguir viendo", en medio de una crisis de un género tradicional que llegó a exportarse a decenas de países. La repentina decisión dejó fríos a muchos, tratándose de un producto surgido de la cultura popular que ha hecho llorar y reír a por lo menos tres generaciones de mexicanos, aunque para los expertos no ha sido sorpresivo.

"Las telenovelas y programas de entretenimiento son, al menos en los últimos 12 años, copias, franquicias o piratería de otros lugares del planeta en donde sí se deja dar vuelo a la creatividad e imaginación", señaló recientemente el columnista Eduardo Solórzano. Para colmo, la llegada del "streaming" con Netflix a la cabeza y los videos por Internet hicieron tambalear a las grandes firmas de entretenimiento en México como Televisa y TV Azteca y su producto estrella, la telenovela.

El año pasado, en entrevista para "The Wall Street Journal", el vicepresidente Ejecutivo de Televisa, Alfonso de Angoitia, dijo que resultaba evidente "la fragmentación de la audiencia a partir de una alta penetración de la televisión paga y otras plataformas", y calificó como "una tempestad" la caída en los ingresos por publicidad.

Con legendarias y exitosas producciones como "Los ricos también lloran", "Rosa salvaje", "El derecho de nacer", "Cuna de lobos" y "Simplemente María", que lanzaron al estrellato a figuras de la talla de Thalía, Verónica Castro o Lucía Méndez, las telenovelas parecen batirse en retirada, por lo menos al estilo tradicional.

Benjamín Salinas, director general de TV Azteca, dijo que "por 20 años lo hicimos", pero "ahora tenemos que dar un paso atrás y ver lo que la gente quiere y producir eso". El directivo señaló que TV Azteca, principal competidor de Televisa, tiene como objetivo "ofrecer al país los contenidos correctos y de alta calidad para atraer a las audiencias". TV Azteca, cuyas producciones de telenovelas nunca llegaron a estar a la altura de las de Televisa, con algunas excepciones como "Nada personal", producida por Argos en 1996, se concentrará en las coproducciones como las que ya hace con los colosos estadounidenses Disney y Sony.

En la vereda opuesta, las lacrimógenas telenovelas siguen siendo uno de los productos estelares de Televisa, pero ésta ha cambiado un poco el viejo formato, además de abordar temas más atrevidos y alejarse un poco del viejo modelo de la "Cenicienta" o de los buenos contra los malos. Sin embargo, son las telenovelas de las cadenas estadounidenses en español como Univisión o Telemundo, o las de Brasil o Colombia, así como las de productoras mexicanas independientes como Argos, las que se han atrevido a innovar más y abarcar temas más realistas rompiendo con los antiguos moldes.

Televisa parece en contraste estancada en este género, y de hecho tuvo que deshacerse en marzo pasado de algunos de sus más exitosos productores de telenovelas como Emilio Larrosa y Roberto Hernández, debido a la caída de los ratings de sus más recientes producciones.

Comentarios