Edición Impresa
Martes 14 de Junio de 2011

Las razones de un enojo

En los altos niveles del poder se hace referencia a una supuesta bronca de la presidenta hacia el jefe de la Afip. Dicen los “gargantas profundas” de turno que el escozor de Cristina hacia el “duro” Ricardo Etchegaray estaría basado en que el hombre aplicó su rigor sobre blancos inconvenientes...

En los altos niveles del poder se hace referencia a una supuesta bronca de la presidenta hacia el jefe de la Afip. Dicen los “gargantas profundas” de turno que el escozor de Cristina hacia el “duro” Ricardo Etchegaray estaría basado en que el hombre aplicó su rigor sobre blancos inconvenientes: entre ellos, nada menos que Carlos Reutemann, sobre quien el gobierno tiene en marcha hace rato un “operativo seducción” para lograr su valorado apoyo en la provincia. ¿Será cierto que le pidieron a Etchegaray que baje los decibeles?

Hermosa y experta... en fútbol

La bella Silvina Luna, rosarina y canalla ella, tiene un costado profesional inesperado. La dama, según comentan, tendrá a su cargo la tarea de comentar aspectos de los partidos que se disputen en la próxima Copa América. Ante la posible cara de sorpresa y hasta molestia por parte de los especialistas, conviene recordar que la morocha de ojos verdes tiene una larga lista de romances con renombrados jugadores. Entre oficiales y no oficiales, la nómina de sus ex está integrada por Franco Costanzo, Fernando Gago, Matías Mansilla, Ariel Garcé, Federico Insúa, el chileno Marcelo Salas y hasta (dicen) un actual jugador de Central. Con razón sabe tanto.

Luli volvió a hablar de “Big”

Parece que los coletazos del sonado romance entre la imponente Luciana Salazar y el “golden boy” Martín Redrado no quieren terminarse. Ahora fue la rubia quien en un programa televisivo que ve mucha gente salió a decir que “ahora lo veo en todas las revistas hablando de mí”. Enojada, la mujer que desean casi todos los hombres argentinos siguió disparando sobre el economista a quien por razones desconocidas apodó “Big”: “Debe ser la primera persona con la que no terminé bien en mi vida”, rezongó. Y no se quedó allí: “Me enojé con esta persona porque veo situaciones que en su momento él criticaba. El diferenciaba mucho mi mundo del suyo”. En fin. Si no se tratara justamente de la Luli, cualquiera podría suponer que es despecho.

Comentarios