Ovación
Viernes 21 de Octubre de 2016

Las obligaciones son muy disímiles

Central se impuso ir por el título. Newell's, sumar y mantener el invicto.

Central tiene la obligación de ganar para no alejarse de su objetivo de campeonato. Newell's necesita una victoria para cortar la racha de los últimos años. Así está planteada la situación en la previa al superclásico. Aunque dentro de este contexto, el canalla tiene un mayor porcentaje de responsabilidad no sólo por jugar en casa, en el Gigante de Arroyito y con su gente, si no que se impuso antes del arranque del torneo la misión de gritar campeón. La Lepra, por su lado, también quiere cantar victoria y de hacerlo de visitante sería un verdadero logro, aunque un empate no tendría sabor a poco para el cuerpo técnico y dirigencia. Es más, le dejaría toda la presión al conjunto de Coudet.

Los canallas establecieron la vara bien alta desde el principio. Y plantearon una realidad. Hubo una inversión millonaria para apostar por la gloria y se hicieron cargo de eso, pero hoy el equipo no está en la posición pretendida más allá de que aún hay un largo camino por recorrer. Todo lo contrario sucedió en el Parque, donde la meta fue otra: la de engrosar el promedio. Paradójicamente, los leprosos están invictos y siendo escolta del único líder, Estudiantes.

Está por demás de claro que el que consiga un triunfo se quedará con toda la alegría como siempre sucede. Si es Central conservará la hegemonía de los últimos años. Si es Newell's, el logro tendrá distintos y gratos sabores. Porque cortaría la racha, la nueva comisión directiva contaría en este inicio de gobierno con un logro importante y Osella elevaría su cotización en la consideración de la gente, que vio pasar en este último tiempo a cinco técnicos sin poder vencer a su eterno adversario.

Central tiene y debe sumar de a tres para ese primer fin de luchar arriba, además de mantener su racha clásica. Newell's llegará con necesidades, aunque con el aliciente de que una igualdad no sería tan malo.

Comentarios