Policiales
Domingo 22 de Mayo de 2016

Las mujeres de Los Monos esperan el juicio oral "para decir toda la verdad"

La viuda de "Pájaro" Cantero y la pareja de su hermano "Guille" rompieron el silencio: irregularidades, injusticias, connivencias y arreglos.

"Nosotras no queremos beneficios, queremos un trato justo y que se cumplan las leyes. Acordamos un juicio abreviado con los fiscales y después de firmarlo, cuando saltó a la luz a través de los medios que siempre estuvieron en nuestra contra, lo rechazaron. Ahora nos decomisan los bienes como advirtiéndonos que en un juicio nos van a condenar. ¿Qué imparcialidad podés esperar? Esto es prejuzgamiento y de verdad, sentimos que con nuestra familia están ensañados". La declaración pertenece a Vanesa Jaquelina Barrios, la pareja de Máximo Ariel "Guille" Cantero, sindicado como uno de los líderes de la banda de Los Monos y preso en la cárcel de Rawson. La mujer, junto a Lorena Verdún, ex pareja y madre de los hijos del asesinado Claudio "Pájaro" Cantero; doña Norma, madre de Emanuel "Ema" Chamorro, detenido y procesado en el marco de la megacausa como uno de los laderos de los jefes de la banda; y Mariano Ruiz, a quien siempre se le endilgó ser el "lavador" del dinero proveniente del narcotráfico, rompieron el silencio que mantuvieron desde 2012 y convocaron a periodistas de La Capital y de El Ciudadano para contar por primera vez su verdad. "Nosotras en el juicio oral vamos a contar las conexiones entre el juez Juan Carlos Vienna y Luis Paz, el padre de «El fantasma», las conexiones que no se investigaron. Nosotras queremos que la sociedad esté al tanto de los interéses que se mueven y que se sepa también que esos interéses llegan a la estructura de la policía y el gobierno".

Puntapié inicial. A partir del 8 de septiembre de 2012, cuando en Entre Ríos y 27 de Febrero asesinaron a Martín "Fantasma" Paz, el ex juez de Instrucción Juan Carlos Felipe Vienna inició una investigación con el apoyo de la desarticulada Brigada de la División Judiciales de la policía rosarina. Sin embargo, esa pesquisa se profundizó a partir de mayo de 2013, cuando asesinaron a Caludio "Pájaro" Cantero y en pocos días hubo una saga de crímenes con sabor a venganza. Eso lo llevó a lo más profundo de la banda de Los Monos en la causa 913/12, un expediente cuestionado duramente a lo largo de estos últimos cuatro años ya sea por el accionar de la policía y del propio magistrado como por la trascendencia que se le dio desde el gobierno provincial. Una causa que recién el viernes tuvo el visto bueno del juez penal Edgardo Fertitta para que se ventile en un juicio oral y público que aún no tiene fecha de realización. Pero antes de conocerse tal decisión, las mujeres de la familia Cantero quisieron decir lo suyo.

De mate en mate. En una sencilla casa del Gran Rosario y con mates calientes y dulces que pasaron de mano en mano, durante algo más de dos horas cada una de las mujeres mencionadas planteó las irregularidades que ellas notan en la causa y los destratos que, dicen, se generaron en la tramitación del expediente.

   "Cuando lo mataron a Pájaro enseguida toda nuestra familia fue investigada y se habló de asociación ilícita. Lo mataron a Fantasma y sus familiares sólo fueron llamados como testigos, no investigaron a ninguno y sin embargo la hermana de Fantasma, Marcela, convivió con Pájaro los últimos seis años de la vida de mi cuñado", dijo Vanesa. Y enseguida Lorena, que muestra en su cuerpo el gran amor que tuvo por Pájaro con un tatuaje de su rostro en el brazo izquierdo y el nombre marcado en la piel junto con los de sus hijos, agregó: "Ello presentaron testigos encubiertos que decían que Fantasma era un tipo ambicioso. Que había tenido un crecimiento económico importante. Que de estar muy abajo pasó a estar bien arriba. Y nadie investigó a su entorno, a su familia. Las relaciones que el padre (Luis Paz) tenía y tiene con el juez Vienna nadie las investigó, los únicos culpables somos nosotros. Es evidente que nos hacen ésto sólo por ser Cantero. Si hasta llegaron a decir que teníamos túneles que cruzaban toda Las Flores y palomas mensajeras para mandar cocaína".

Juicio caído. Tanto Vanesa Barrios como Lorena Verdún fueron procesadas en la megacausa de Los Monos por "asociación ilícita y encubrimiento agravado". Por recomendación de sus abogados negociaron un proceso abreviado que incluyó la asociación ilícita y el asesinato de Diego "Tarta" Demarre, ocurrido el 27 de mayo de 2013, el día posterior al crimen de "Pájaro" Cantero frente al boliche que ese hombre regenteaba.

   En ese mismo proceso "Guille" Cantero junto a "Ema" Chamorro y "El gordo" Vilches habían acordado una pena de 9 años. Ese juicio abreviado fue acordado y luego rechazado por la Cámara Penal, lo que enojó a los Cantero. "Fue una negociación legal donde los fiscales aceptaron la entrega voluntaria de varios bienes. Nosotros no fuimos a imponerles nada. Se charló como en una mesa de café. Acordamos para mí una probation y firmamos", dijo Lorena Verdún. "Y cuando se hizo público, con apoyo de sectores de la prensa, fue como si nos hubieran agarrado haciendo algo malo. Entonces el Procurador de la Corte, los fiscales de la causa y los de Cámara, salvo el doctor Luis Schiappa Pietra, cambiaron de parecer cuando con ellos mismos se había acordado todo. Entonces nos decomisaron muchos bienes, incluso algunos que ya no eran nuestros, que habíamos vendido y transferido a otras personas que no están imputadas y se quedaron sin sus propiedades".

Darse vuelta. "En el caso de Lorena Verdún y de Vanesa Barrios, las pusieron en la causa como asociación ilícita, pero sobre ellas no hay nada. No tienen escuchas telefónicas ni nada de eso. Lo que notamos es que una vez que la prensa se enteró de la firma del juicio abreviado, fue como que los fiscales se sintieron expuestos. Entonces, con la revocación, fueron a lo exagerado. Si aceptaste firmar un abreviado por 9 años hacete cargo. Porque ahora, con el decomiso de bienes, lo que auguran es un pedido de pena exorbitante", explicó Fausto Yrure, uno de los abogados de la familia.

   El profesional remarcó que "si bien en la causa hay procesados por asociación ilícita, no se define cuál es la actividad del grupo. Y si se llegara a establecer que la misma está vinculada a la venta de drogas, la causa debería pasar a la Justicia Federal. Por eso, el decomiso de bienes que serían producto de una actividad ilícita no puede realizarse antes de una condena. Eso significa que los van a condenar, es decir que hay un prejuzgamiento".

Dolor y acusación. "Cuando Pájaro murió yo ya no estaba con él. Su pareja era Mercedes Paz, la hermana de Fantasma. Por eso no entiendo que a mí, que hacía seis años no estaba con él, me acusen de asociación ilícita y me incauten un Chevrolet Vectra que tenía para trabajar; y a ella la llamaron sólo como testigo, no la investigaron. El día que velamos a Pájaro ella lloraba a moco tendido al lado del cajón, pero sólo la llamaron como testigo. El juez (Vienna) me preguntó a mí donde estaba un Mini Cooper que era de ella. Ese auto nunca apareció, nunca se lo buscaron. ¿Y al juez no le resultó llamativo que una estudiante tuviera un Mini Cooper, un auto que no vale dos mangos?". ¿Yo, que hacía seis años que estaba separada era cómplice y la mujer que dormía con él todas las noches no tenía nada que ver?, se preguntó Verdún con cierto recelo.

   Para las Cantero los investigadores no tienen claro qué bienes se compraron con el dinero generado por la asociación ilícita por la que se las imputa y cuáles no. Como ejemplo, Vanesa Barrios indicó que a ella le sacaron una casa que tenía antes de conocer a "Guille". Y recordaron que les fue incautado un Peugeot 206 que era del "Pájaro" y que éste había comprado antes de la muerte de Fantasma Paz. "Vos le decís este bien lo tenía de antes y ellos te contestan: «Esto está en el aire». Vos mostrás otro bien y como les parece caro te dicen: «Esto seguro es fruto de la asociación ilícita». Todo lo que tenemos es de mala fe", explicó una de las mujeres.

Irregularidades. Con el devenir del diálogo se denunciaron "serias irregularidades en la causa". Dicen que se valoró la ley con una vara distinta a la común, más a la hora de definir las prisiones preventivas durante la instrucción del juez Vienna; o a la hora de dicidir sobre la recusación contra el magistrado, cuando aseguran que había "muchas cosas que quedaron tapadas" de su relación con Luis Paz (padre de Fantasma) y que no se investigaron. Al respecto recordaron la posesión del juez de una moto de alta gama que era de Paz y fue secuestrada en la concesionaria del empresario Ariel Spadoni, condenado en febrero por el envió de cocaína a Europa. También recordaron la foto en la que Vienna y Paz aparecen en una velada boxística en Texas, Estados Unidos, en diciembre de 2013; y los registros que quedaron en Ezeiza del ingreso y egreso del país en forma conjunta. Y también desglosaron la relación de confianza que Vienna tiene con integrantes de la División Judiciales que trabajó para él y que presentó el informe clasificado que originó el expediente y que ahora lo asesoran desde las sombras.

Comentarios