Tormentas
Sábado 07 de Enero de 2017

Las lluvias en la región ya afectaron a casi un millón de hectáreas productivas

Las autoridades reclaman a la Nación una "ayuda extraordinaria" frente a la contingencia. Hay seis departamentos en situación más crítica.

Las consecuencias de las intensas lluvias que azotan a la provincia empiezan a mostrarse en números. Se estima que cerca de un millón de hectáreas de campo sembrado se vieron afectadas por los temporales, 869 tambos sufrieron serias complicaciones, lo que significa una merma en la producción de 1,5 millón de litros de leche diarios, y se calcula que el 40 por ciento de los caminos rurales tienen problemas de transitabilidad. Sólo de manera preliminar, la provincia evalúa pérdidas en el sector agrícola de 700 millones de dólares, y de 16 millones de la misma moneda en el sector lechero. Con estos números en la mano, desde el gobierno advirtieron que "ante una situación tan extraordinaria, se necesita también una ayuda extraordinaria de la Nación para hacer frente a semejante contingencia".

Mientras tanto, ayer seguían cortadas distintas rutas de la provincia, como la 34 y la autopista Rosario-Santa Fe (ver aparte).

Los datos surgieron de una conferencia que ofrecieron los ministros provinciales de la Producción, Luis Contigiani; de Infraestructura, José Garibay; de Desarrollo Social, Jorge Alvarez, y el secretario de Defensa Civil, Marcos Escajadillo. Los funcionarios evaluaron la situación y se refirieron a la coordinación tareas ante las consecuencias del fenómenos extraordinario que afecta a la la provincia. No es para menos, si se tiene en cuenta que en pocos días llegaron a caer en algunos sectores 400 milímetros de agua, cuando el promedio de precipitaciones es de 900 anuales. Y que los pronósticos hablan de más tormentas este fin de semana, sobre suelos donde las napas están muy en la superficie y no tienen más capacidad de absorción.

"Minuto a minuto"

Escajadillo arrancó comentando que se tomó contacto con los intendentes y presidentes comunales desde que comenzaron las primeras lluvias los últimos días del año pasado, que afectaron, entre otras localidades, a María Teresa, Alvarez, Acebal, Villa Constitución, Villa Amelia y Teodelina. Luego vinieron las precipitaciones del fin de semana, que dañaron seriamente sembrados y zonas urbanas de seis departamentos de la provincia. "El lunes tendremos una reunión más ampliada en Santa Fe para afinar los protocolos de respuesta", adelantó.

El funcionario informó que se está monitoreando "minuto a minuto" la situación de cada localidad de la provincia. "Cada vez que hay un informe, personal o telefónico, nos comunicamos con las autoridades locales, porque lo que tienen que estar conformadas son las juntas municipales de protección civil. La emergencia se maneja de una manera protocolizada, sabiendo con qué recursos se cuenta una comuna, y cuáles no" , señaló. También destacó el trabajo del Ministerio de Salud con la atención de las poblaciones más comprometidas.

Escajadillo indicó que si bien son pocas las personas que permanecen evacuadas en la provincia, en general muchas no pueden regresar a sus hogares por la precariedad de los mismos y también por el pronóstico del tiempo que señala posibilidades de nuevas lluvias para los próximos días.

Caminos rurales

Garibay habló de las obras proyectadas para Empalme Villa Constitución, donde se licitará un puente sobre la ruta 21, y María Teresa, con la construcción de un aliviador. Y adelantó que se trabaja en obras para Alvarez, Villa Amelia y Ramona.

Pero también se refirió a la evaluación de la estructura vial de la provincia, sobre todo de los caminos rurales, y afirmó que se está estudiando cómo encarar su recuperación. "Se hará un cálculo económico y se pedirá ayuda al gobierno nacional para pedir fondos", añadió, y estimó que "un 40 por ciento de los caminos rurales de la provincia tienen problemas de transitabilidad". Algo fundamental, sobre todo para sacar la producción agraria y lechera.

Las pérdidas

Por su parte, Contigiani recordó que se trata del segundo fenómeno climático con abundantes lluvias en el lapso de un año, y que si bien estimó que en la provincia "hubo pérdidas millonarias, aunque menores que las del año pasado", se trata de "una emergencia extraordinaria la que estamos viviendo en Santa Fe, que merece la llegada de una ayuda también extraordinaria de parte del gobierno nacional".

El ministro reiteró (como ya lo publicó LaCapital) que el gobierno prorrogó por 180 días más la emergencia agropecuaria en el territorio santafesino por el desastre hídrico. "Esto es muy importante porque ya hay 7.500 productores con certificados de emergencias, y se podrían sumar otros que estén teniendo inconvenientes", remarcó.

Contigiani fue quien más se explayó sobre las pérdidas del sector productivo. Afirmó que sobre un total de 2.330.000 hectáreas sembradas que tiene la provincia, 948 mil están anegadas, sin contar sectores del departamento Rosario que fueron alcanzados por el agua. Y con respecto a la cuenca láctea, sobre 3.500 tambos son 869 los afectados. Según lo relevado, se pierde 1,5 millón de litros de leche diarios, que se convierten en 45 millones proyectados en 30 días que, se calcula, durará la emergencia láctea.

Todo esto significa, según estimaciones oficiales, que para el sector agrícola de la provincia ya se puede hablar de una pérdida "preliminar" de 700 millones de dólares. Contigiani enfatizó mucho el término "preliminar" y pidió que "se tome con pinzas", porque las superficies afectadas podrían incrementarse, y porque hay que ver dónde las pérdidas serán totales o parciales. "Estas estimación puede o no agravarse en función de las condiciones climáticas de los próximos días y del rinde que finalmente tengan los campos afectados", aclaró.

En cambio, respecto a las pérdidas en el sector tambero, especialmente en los departamentos Castellano, San Martín y Las Colonias, los datos son "objetivos y contundentes: se dejaron de extraer 1,5 millón de litros diarios de leche que se traducirán en 45 millones de litros a final del mes, lo que representará una pérdida de 256 millones de pesos, es decir, 16 millones de dólares", remarcó.

Aunque aclaró que el fenómeno no llega a los niveles de desastre que se registraron en abril del año pasado, cuando 18 departamentos se vieron afectados y hubo pérdidas por 2.500 millones de dólares, Contigiani evaluó que existe una situación muy complicada en los departamentos Castellano, San Martín, Las Colonias, San Jerónimo, Belgrano y General López (más algunos distritos del Rosario). Y que esto requerirá de una ayuda "extraordinaria" de la Nación.

Asistencia

Por su parte, el ministro Alvarez hizo un repaso sobre los daños en las poblaciones y sobre la respectiva asistencia del ministerio que encabeza. "En primer lugar acudimos a lo urgente, con alimentos, colchones, y frazadas, particularmente a quienes están evacuados o autoevacuados. También con elementos de limpieza, y siempre acompañando los centros de evacuados y a los comités de crisis", detalló. Y recordó que se pidió a la Nación una ayuda en chapas y tirantes para poder reconstruir viviendas.

El ministro calculó que aún quedarían unas 500 personas evacuadas, pero no pudo estimar cuántos habitantes se vieron afectados en los cascos urbanos.

La reunión se realizó en la sede local de la Gobernación y contó con la presencia también del senador del departamento Rosario, Miguel Cappiello, y del director provincial de Defensa Civil Zona Sur, Aldo Fabucci.

anegados. Con las napas muy a la superficie, los campos afectados pierden capacidad de escurrimiento.

Comentarios