Edición Impresa
Sábado 05 de Abril de 2014

Las lluvias complican el arraigo del zapallo anquito en la región

Las variedades Cokena y Paquito del Inta se adaptan menos al de exceso hídrico pero Frontera, Cuyano y Dorado, lo resisten.

El zapallo es un cultivo tradicional del oeste y noroeste argentino, y en los últimos años comenzó a ingresar al Mercado Central de Buenos Aires, producciones crecientes del NEA, principalmente de Formosa y Chaco. En la Pampa húmeda, la provincia de Buenos Aires también produce en distintas zonas.

El Inta San Pedro evalúa la adaptación del cultivo a la región, pero las lluvias de este año complicaron los resultados.

Como desde hace algún tiempo, en verano se realizan ensayos para conocer el comportamiento de distintas variedades de zapallo anquito en el norte de Buenos Aires, utilizando la tecnología disponible para la obtención de altos rendimientos.

Esta campaña fue atípica, ya que llovieron más de 700 milímetros entre enero y febrero, cifra que supera ampliamente el promedio para la época. Aún así, se pudieron obtener algunas conclusiones vinculadas al rendimiento de los cultivos en estas condiciones.

La síntesis elaborada por Ignacio Paunero, el investigador que tuvo a cargo el trabajo, indica que "la siembra en las condiciones de exceso de lluvias de la presente campaña permitió comprobar la menor adaptación de las variedades Cokena Inta y Paquito Inta a esta situación".

Agrega que "el rajado de los frutos que tuvo Paquito Inta ya fue observado en ensayos anteriores, existiendo una predisposición de origen genética".

Por otra parte, "las variedades Frontera Inta, Dorado Inta y Cuyano Inta, presentaron menor cantidad de frutos dañados y mayor producción. En el caso del primero, que fue estudiado en años anteriores, los rendimientos fueron inferiores a su potencial en sistemas de cultivo intensivo", dijo el profesional.

Debido a las precipitaciones que hubo, no fue posible realizar todos los tratamientos sanitarios posibles por la imposibilidad de entrar al lote. Esto probablemente haya sido la causa de las pudriciones de frutos y la intensa defoliación producida al final del ciclo, lo que motivó la realización de la cosecha anticipada, en relación al ciclo.

El zapallo es un cultivo de clima templado-cálido; requiere un período libre de heladas de 120 a 150 días. Las semillas germinan bien cuando la mínima no desciende de los 12 ºC. En Buenos Aires, se cultiva en el valle bonaerense del Río Colorado, Lobos, San Pedro, Cañuelas, Roque Perez, 25 de Mayo, Delta del Paraná, entre otras localidades.

Mariana Piola, Ignacio Paunero y Lorena Peña

(Inta San Pedro)

Comentarios