Policiales
Martes 24 de Mayo de 2016

Las Flores: Un robo que desnuda un estado de fragilidad

Un jubilado de 69 años con dificultad para caminar fue abordado por dos hombres que ofrecieron ayudarlo y le robaron sus haberes.

"Aparecieron dos hombres y uno me dijo «te acompaño hasta tu casa». Pero al rato me golpeó y me robó la billetera. Fui engañado", se lamentó Jorge Enrique Cáceres, un jubilado de 69 años, que fue asaltado cuando regresaba a su casa del barrio Las Flores. El ladrón se llevó 2 mil pesos y su tarjeta de cobro de la jubilación.

Este robo es una desanimada muestra de lo crudo que puede ser habitar una zona frágil de la ciudad. Cáceres se ganó la vida como albañil hasta que se jubiló. En los últimos meses sufrió dos accidentes cerebro vasculares y a raíz de esas afecciones camina con dificultad. Cerca de las 19.30 del domingo, se bajó de un colectivo en San Martín y Caña de Ambar y se dirigió a su casa ubicada en el pasaje Ipe al 6500, una calle paralela a España a la misma altura.

Cuando caminaba por Caña de Ambar y había llegado al cruce con el pasaje Ipe fue abordado por dos hombres. "Abuelo, quiere que lo acompañe hasta su casa", le preguntó uno de los sujetos con amabilidad mostrándose preocupado por las dificultades motrices que exhibía Cáceres.

Voz baja. El jubilado aceptó el ofrecimiento de uno de los hombres, pero no tardó nada en comprobar que había sido engañado. Recorrieron unos metros hasta ser súbitamente atacado. "El muchacho me agarró del cuello y me golpeó. Me dio una trompada y patadas y me rompió la oreja", explicó con tono cansino Cáceres en la puerta de su casa de Las Flores, un sector de esa barriada poblada de casas de material y habitada por personas de clase media.

Tras atacarlo con fiereza, el maleante le quitó la billetera con los dos mil pesos de la jubilación que había cobrado unos días atrá y la tarjeta de cobro de los haberes. Le provocó un corte en la oreja izquierda y mientras el hombre a duras penas tambaleaba para llegar hasta su casa chorreando de sangre el malhechor escapó corriendo hacia donde estaba su cómplice y los dos ladrones se esfumaron en medio de la oscuridad de la noche por una plaza ubicada por Presidente Roca, a unos cien metros del lugar del atraco.

Camino al hospital. Apenas Cáceres les contó a sus familiares lo que había ocurrido éstos se contactaron con el 911. Un rato después, un patrullero llegó a la vivienda del jubilado y lo llevó al Hospital Roque Sáenz Peña, donde los médicos le suturaron con puntos la herida en la oreja. Un familiar de Cáceres que ayer a la mañana estaba con él en la casa del barrio Las Flores se lamentaba del atraco sufrido por su pariente. "Quisieron ser solidarios, pero lo golpearon y le robaron", comentó con ironía un muchacho veintiañero.

El robo ocurrió en jurisdicción de la subcomisaría 20ª, pero hasta ayer al mediodía todavía no había acudido a la dependencia policial para ampliar la denuncia por el ilícito.

Comentarios