El Mundo
Martes 17 de Mayo de 2016

Las Farc se comprometen a liberar menores, pero dan cifras poco creíbles

La guerrilla comunista firmó un acuerdo con el Estado, pero dijo que sólo tiene 21 adolescentes de hasta 15 años de edad.

Después de tres años de negociaciones, la guerrilla colombiana de las Farc aceptó liberar a los menores de edad que mantiene en sus filas. Pero el número de menores en las filas de la guerrilla comunista no son nada claros. Mientras el gobierno colombiano admitió que desconoce el número de menores afectados, las Farc dieron una cifra sospechosamente baja, de apenas 21 niños y adolescentes. En Colombia siempre se ha manejado una cifra que llega hasta los 9.000 menores en manos de las organizaciones armadas ilegales, como las Farc y otras bandas.

Dos años atrás, el jefe de la delegación de las Farc en las negociaciones en Cuba, Iván Márquez, prometió dejar libres a los niños por debajo de los 15 años. Pero no cumplió este compromiso parcial y los trece que, dijo entonces que tenían las Farc hoy rozarían la mayoría de edad. En esta ocasión la organización armada, considerada terrorista por Estados Unidos y Europa, calcula en apenas 21 el número de guerrilleros por debajo de los 15 años en sus filas. Serían los primeros en salir, conforme el pacto entre las Farc y el Estado colombiano.

El Estado colombiano ya cuenta con una "ruta para los niños y adolescentes desmovilizados" de los varios grupos armados ilegales que asolan Colombia, y que funciona desde hace más de un lustro. Ahora, ambas partes decidieron elaborar otra ruta para este caso en especial, e implicar a instituciones internacionales como Unicef, el Comité Internacional de la Cruz Roja y OIM (Organización Internacional para las Migraciones). Hasta ahora, a los menores desmovilizados los acogía el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.

Segunda fase: más de 15. En el caso de las Farc, aún falta definir la fase siguiente. Conforme a lo acordado en Cuba, se trata de desvincular a los menores de entre 15 y 18 años, cuyo número también es incierto. La consejera presidencial para derechos humanos, Paula Gaviria, admitió desconocer la cantidad. Siempre se ha barajado una cifra que gira entorno a los 9.000 niños en las filas de bandas guerrilleras y paramilitares, pero no existen datos exactos sobre las Farc. Pero tratándose de la organización armada ilegal más grande de Colombia, es lógico suponer que también lo será el de menores militarizados. En los últimos meses se conocieron denuncias de que esta guerrilla castrista, históricamente ligada al régimen cubano, estaba incorporando menores, por lo que es prematuro aventurar los que reconocerá tener. En febrero de 2015 las Farc anunciaron que no captarían a más jóvenes por debajo de los 17 años. Para el gobierno, en todo caso, se trata de un avance significativo que demuestra que la paz está más cerca. "Histórico acuerdo para sacar a los niños de la guerra", declaró Juan Manuel Santos. "Devolveremos a los niños reclutados por las Farc a sus familias. Ellos son el futuro de un país en paz".

Diversos medios han entrevistado a guerrilleros que se fugaron, cansados de la guerra, para volver a la vida civil. La mayoría coincide en que los que se enganchan siendo niños, atraídos por las armas y por unas familias muy pobres, así como los que son llevados a la fuerza, suelen cansarse pronto, echan de menos a sus familias y desean desertar. Pero entrar en la guerrillera es un camino sin retorno y quien osa escapar, corre peligro de que lo fusilen. Tan alta es la presión que los jóvenes guerrilleros se tragan cualquier signo de descontento. Si los comandantes sienten que un chico está desmoralizado, es posible que termine en un "consejo de guerra". Por esto son muchos los que quieren dejar las armas pero no se atreven. Ahora podrían hacerlo sin correr riesgos. Pero aún resta "ver para creer". Y el número ridículamente bajo que brindaron las Farc no es una señal halagüeña.

Comentarios