Información Gral
Sábado 03 de Septiembre de 2016

Las dudas que la Justicia debe despejar

La primera y fundamental consiste en si el ladrón realmente le estaba apuntando al médico Villar Cataldo cuando éste disparó cuatro veces, como dice la víctima del episodio delictivo.

A una semana del resonante hecho, las dudas que la Justicia debe despejar aún son varias. La primera y fundamental consiste en si el ladrón realmente le estaba apuntando al médico Villar Cataldo cuando éste disparó cuatro veces, como dice la víctima del episodio delictivo.

Si esto es así, el interrogante que queda es cómo se explica que recién cuando llegó la Policía Científica se encontró el pistolón calibre .16. El arma estaba debajo del cadáver. Si el ladrón la hubiese tenido en la mano al momento del hecho, como declaró el médico, lo más lógico es que se hubiera caído a un costado.

El segundo aspecto clave es en qué lugar de la vivienda se encontraba la pistola 9 milímetros del doctor. ¿La había dejado en el cantero, él como aseguró ante las autoridades y en el reportaje del periodista Alejandro Fantino? ¿O la fue a buscar adentro de su casa para luego salir y matar a Krabler?

El domingo, cuando la agencia Télam dio a conocer la noticia a las 12,06, informó de "fuentes policiales y judiciales" que el asaltante se subió al auto y no lo supo arrancar por la caja automática, lo cual fue aprovechado por el médico para entrar a la casa a buscar el arma. Esa versión fue desmentida por los familiares de Villar Cataldo y por él mismo. "Le juro que el arma estaba en el cantero", remarcó. La fiscal Diana Mayko duda de este relato. ¿Es creíble que ponga el arma en el cantero, saque el auto y vuelva a dejarla adentro de la casa? ¿Y qué pasaba luego cuando salía otra vez, desarmado, para subirse?

También está la cuestión de la trayectoria de los disparos. ¿Fue a quemarropa? Los análisis de ayer pretenden llegar a la verdad.

Comentarios