Edición Impresa
Sábado 13 de Junio de 2015

Las demandas sociales buscan sus espacios en las facultades

Investigan la apertura del currículum a las temáticas de género,  inclusión social y la alfabetización digital.

“Queremos superar el concepto que vincula al currículum sólo con el plan de estudio. Hay que volver a pensar nociones de currículum universitario que superen la racionalidad tecnicista y reflejen las actuales demandas sociales, debe ser entendido como síntesis político académica, referido a todo lo que se implementa en la vida institucional de una carrera de grado”, indica Silvia Teresa Morelli Gasó, directora del Centro de Estudios e Investigaciones sobre la Currículum y la Didáctica, de la Facultad de Humanidades y Artes Visuales de la Universidad Nacional de Rosario (UNR).
  “El currículum universitario y las nuevas demandas sociales” es el tema de la investigación en la que participan las docentes María Florencia Bisignani; Camila Carlachiani; Romina Craparo, Marta Crivelli, Yanina Fantasía y Erica Iturbe.
  “El desafío es considerar a los debates emergentes como parte de la cultura universitaria. Esas problemáticas se deben entender como espacios transversales y como construcciones estratégicas dentro de la vida institucional en las facultades”, explica la investigadora Morelli.
  La investigación se basa en un trabajo de campo que “permite reconocer el estado actual del curriculum en las prácticas de espacios alternativos de la Universidad Nacional de Rosario (UNR)”, remarca.

Nueva formación. “Las demandas culturales compartidas por los grupos sociales, instalados como denuncia contingente, merecen ser considerados en la formación universitaria. Es así como se considera a la educación ambiental, al cambio tecnológico y alfabetizaciones múltiples, la inclusión social, el multiculturalismo, los estudios de género, entre otros”, resaltan en la investigación.
  “En este contexto de incertidumbre y problemáticas, las universidades convierten esas temáticas en saberes sociales y los transforma. Constituir en objeto de análisis al problema social, en un problema académico”, comenta Morelli,
  Y agrega: “Pensamos en construcciones universitarias expresadas en programas de posgrados, maestrías, áreas de extensión universitaria y otros espacios donde tratar estos temas”.
  “El proyecto comenzó en enero de 2012 y se terminaría en este año. En el primer momento se indagó desde el diseño de entrevistas con informantes claves de la UNR. Se realizó un registro biográfico del protagonista e investigamos el pasaje del personaje a la academia”, indica la docente e investigadora, titular también de la Dirección Provincial de Desarrollo Curricular.

Entrevistas. “Esa parte del trabajo se instrumentó un registro fílmico tomado con el entrevistado en su lugar de trabajo: en cátedras, departamentos de las carreras, barrios donde se hacen tareas de campo. Lo que permite un mayor análisis que el que se puede lograr con el registro de entrevistas grabadas o registradas por escrito”, explica.
  “Advertimos que aún en los equipos que trabajan sobre esas demandas, el currículum aparece entre ello, aún como sinónimo de plan de estudios. Las carreras de grado toman esa perspectiva clásica, pero desde la transversalidad se puede abrir el trabajo con la comunidad.
  Sobre los denominados “debates emergentes”, señalan que datan de hace varios años y se refieren a “los estudios de género, la inclusión social y la alfabetización múltiple: como la relacionada a lo académica, lo digital y la de la imagen”.

Alfabetización. En ese marco, resalta que “se debe recuperar el termino alfabetización. En la academia hace falta la cuestión de elaboraciones con el lenguaje que es estrictamente académico, como el utilizado en ensayos y monografías, donde se comprueba que los estudiantes tienen muchas dificultades”.

interdisciplinario. Por su parte, la profesora Erica Iturbe,  cientista de la educación que integra el grupo de investigación sobre la temática de género, resalta que la “La gente del Núcleo Interdisciplinario de Estudios y Extensión en Género de la Facultad de Ciencia Política realiza avances interesantes”, explica. Ese grupo con el aporte de profesionales y activistas de otras facultades de la UNR, trabajan sobre la atención de la violencia de género, el acoso sexual y la discriminación”, sostiene.
  “El núcleo tienen avances interesantes, acompañar las reformas de los planes de las carreras. Más allá de una tesis sobre el aislamiento de la facultad, ante la sociedad, estas actividades de grupos de estudiantes se abren a estas demandas”.
  Y explica que “por un lado hay un avance en el campo de estudios propios de las temáticas de géneros, la UNR tiene una maestría en género, desde el 94. Ese espacio fue pionero en el país y en otras latitudes,
  En ese marco, Iturbe cita como ejemplo lo que ocurre hoy en una materia de la carrera de Física, espacio donde se retoma el lugar oculto que han tenido las mujeres en ese ámbito del desarrollo científico.
  “El debate sobre los derechos, la prevención y la difusión es parte de los grupos que desde la universidad realizan un trabajo de tipo extensionista. Pero, por otro lado, también se actúa pensando en los perfiles profesionales”, afirma Iturbe.

Visibilizar demandas

 “Iniciamos la investigación en enero de 2012 y ahora estamos cerrando los datos. No hay muchos estudios que enfoquen este tema”, explica Erica Iturbe,
  “Creemos que el curriculum es un artefacto cultural atravesado por cuestiones como las relaciones de saber y poder, los intereses del mercado. Seleccionar contenidos y distribuirlos atiende a definir qué se va aprender y que no se aprenderá otra cosa y que no tendrá lugar. Así se define que se va a enseñar y que no”, advierte la investigadora.
  También remarca que “son muy  interesantes los espacios alternativos creados en el marco de la UNR, que toman estas problemáticas, como en el centro de estudios interdisciplinarios de la mujer, que se desarrollan en ciencias políticas y en derecho”.
  Pero, también Iturbe advierte que esas demandas no se hallan en el diseño del curriculum, sino que aparecen como cuestiones alternativas. Son trasversales y provienen de demandas sociales, grupos que piden visibilizar esas problemáticas”.  

Comentarios