Ovación
Martes 10 de Mayo de 2016

Las cualidades individuales son las que diferencian a Atlético Nacional del equipo del Chacho Coudet

Hoy, la formación ideal estaría integrada por Franco Armani; Bocanegra, Henríquez, Sánchez Mina y Farid Díaz; Sebastián Pérez y Mejía; Moreno, Guerra e Ibargüen; Ibarbo.

En algún punto se parecen. Aunque las cualidades individuales de los intérpretes son bien distintas, Atlético Nacional y Central tienen varios movimientos similares que por momentos los transforman en equipos parecidos. Por ejemplo, la trepada de los laterales. También el control de la pelota. Los dos se hacen fuertes a partir de la posesión. Después, hay diferencias sustanciales: los colombianos juegan con doble cinco y aunque su esquema habría que armarlo como un 4-2-3-1, no tienen un nueve de área característico, más bien todo lo contrario.

Hoy, la formación ideal estaría integrada por Franco Armani; Bocanegra, Henríquez, Sánchez Mina y Farid Díaz; Sebastián Pérez y Mejía; Moreno, Guerra e Ibargüen; Ibarbo. Sin embargo, el delantero no vino a Rosario (por una molestia en un aductor) y en su lugar estaría Jonathan Copete (ex Vélez).

El sábado, en el clásico que el equipo verdolaga perdió 2 a 1 de local frente a Independiente Medellín y que desató la ira de su entrenador por la actitud del equipo (ver aparte), volvió el zaguero Henríquez, que había jugado los primeros cuatro partidos de la fase de grupos y después se lesionó. Justamente estuvo entre los 11 para recuperar ritmo futbolístico, ya que en los últimos cuatro partidos de la Libertadores lo reemplazó Aguilar Mendoza.

Atlético Nacional, que lleva marcados 16 goles y apenas le convirtieron dos (en el último partido se los hizo Huracán), se fortalece individualmente a través de futbolistas de probada jerarquía como Daniel Bocanegra, Alex Mejía, Marlos Moreno y Víctor Ibarbo. También es muy bueno el presente de Franco Armani, Farid Díaz, Sebastián Pérez y el venezolano Alejandro Guerra, la figura en la trabajosa victoria sobre Huracán la semana pasada.

El jugador número 12, o el primer cambio, inclusive a veces también titular, es Jonathan Copete, quien en Arroyito se quedaría con el lugar del lesionado Ibarbo. En realidad, el ex Vélez comparte ese cartel con Orlando Berrío, aunque en este caso es la primera variante de recambio para la línea de tres volantes que juega delante de la línea de doble cinco.

Justamente Copete es junto a Moreno uno de los goleadores del equipo en la Libertadores, con tres tantos cada uno.

El equipo dirigido por Reinaldo Rueda prioriza la salida prolija desde el fondo y hasta se permite tomar riesgos innecesarios en pos de ese estilo de posesión. Tiene en Mejía a un jugador de extraordinario criterio para la distribución del juego y los tres volantes que actúan por delante del doble cinco tienen la costumbre de pisar permanentemente el área rival.

En este choque de ida la táctica algo va a cambiar debido a la ausencia de Ibarbo, quien por lo general si bien es el hombre más ofensivo se va hacia los costados para que tanto Ibargüen como Guerra terminen como los hombres más adelantados del equipo. Claro, la presencia de Copete modificaría parte de esto porque generalmente juega bien de punta.

Si bien el organizador natural, el que decide por dónde va el equipo es Mejía, el mayor volumen de juego el conjunto colombiano lo adquiere detrás del volante central rival y entre medio de los zagueros. Ese es un aspecto que Central deberá cuidar. Como primera medida no permitir la salida limpia de Mejía y después que no toqueteen los tres mediocampistas ofensivos.

A pesar de que usa mucho el pase filtrado por la movilidad de Ibargüen, Guerra y Moreno, también utiliza mucho los costados. Cuando juega Berrío, por ejemplo, recarga muchísimo el juego por la derecha. A propósito de los costados, al lateral Farid Díaz le gusta mucho más atacar que defender. Y si bien se transforma en un delantero más y juega muy bien, puede resultar muy tentador y útil meter pelotazos a sus espaldas.

A Bocanegra, el otro lateral, también le gusta jugar, pero su característica principal es la pegada. Hay que tener mucho cuidado con las infracciones cerca del área. También patea muy bien con la pelota en movimiento.

En el clásico del sábado pasado, el DT le dio descanso al arquero Armani y tampoco convocó a Ibarbo y Berrío para cuidarlos de cara al partido en Arroyito. De los titulares jugaron Sánchez Mina, Mejía, Pérez, Moreno e Ibargüen.

Y Armani, Sánchez Mina y Díaz son los únicos futbolistas que jugaron los ocho partidos que disputó Atlético Nacional en esta Copa.

Comentarios