Edición Impresa
Sábado 28 de Febrero de 2009

Las carreras prioritarias que miran a la región

En los últimos 15 años las carreras científico tecnológicas fueron las que menos vieron crecer su matrícula universitaria. El dato fue lanzado a fines del año pasado por el Ministro de Educación, Juan Carlos Tedesco, y refleja una realidad que en los últimos tiempos resaltaron dirigentes empresarios y académicos: faltan profesionales calificados.

En los últimos 15 años las carreras científico tecnológicas fueron las que menos vieron crecer su matrícula universitaria. El dato fue lanzado a fines del año pasado por el Ministro de Educación, Juan Carlos Tedesco, y refleja una realidad que en los últimos tiempos resaltaron dirigentes empresarios y académicos: faltan profesionales calificados. Tanto la cartera educativa nacional como las propias universidades destacan como estratégico el vínculo entre la educación superior y el sector productivo regional. Los industriales afirman que, pese a la crisis, este es un momento ideal para incentivar el estudio de estas carreras.

El cuello de botella, producto de años de desatención a la enseñanza técnica en sus distintos niveles, se hace sentir en algunas ramas de la industria liviana. La petroquímica, la metalmecánica y la textil son algunos de los sectores que en los últimos tiempos hicieron pública la necesidad de contar con más graduados universitarios para incorporarse al mercado laboral.

También la industria del software trazó un panorama crítico, cuando un informe de la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos (Cessi) advirtió que el sector demanda cerca de 5 mil puestos de trabajo por año, cifra que contrasta con los 2.500 profesionales que egresan por año de las universidades.

En respuesta a ello, las casas de altos estudios de Rosario cuentan con una variada oferta de carreras de grado denominadas prioritarias para el desarrollo nacional. Las ingenierías y las licenciaturas en sistemas, química, biotecnología y enfermería son algunas de los estudios de grado que se pueden cursar en la Universidad Nacional de Rosario (UNR).

Gracias a programas nacionales, cuentan con incentivos económicos de becas, con el objetivo de que cada año sean más los jóvenes que se interesen por estas áreas. A fines del año pasado se lanzaron las Becas Bicentenario y las Becas TICs (tecnologías de la información y la comunicación), que complementan los distintos subprogramas de ayuda que tiene la Secretaría de Políticas Universitarias para atender las demandas de los estudiantes provenientes de familias con dificultades económicas.

En la Facultad de Ingeniería son cerca de 900 los jóvenes que ingresan a sus distintas carreras, como las ingenierías civil, eléctrico, industrial y mecánico; además de las licenciaturas en ciencias de la computación, física y matemática. Poco más de 600 fueron los nuevos alumnos que recibió Bioquímica en 2007, dónde se dictan las licenciaturas en química y biotecnología, entre otras. Veterinarias y enfermería también figuran entre las carreras prioritarias que se pueden cursar en la Universidad local.

Pasantías, puerta al empleo

Pero el vínculo con la región también se marca en otras relaciones que la institución de enseñanza superior teje con entidades públicas y privadas. Sergio Cavaglia —secretario de Extensión de la UNR— destaca la inserción de los universitarios en los distintos convenios de pasantías. "Por lo general lo que más se está pidiendo son las carreras relacionadas a la ingeniería y la parte química", describe. Para Cavaglia, muchas de estas experiencias se convierten para los jóvenes en "una puerta de ingreso a muchas empresas".

También en la UTN

Una situación similar se produce en la Regional Rosario de la Facultad Tecnológica nacional. Con una cantidad de aspirantes cercana a los mil alumnos, su oferta académica incluye las ingenierías civil, eléctrica, mecánica, química y en sistemas. Si bien enfrenta al igual que en la UNR una merma de ingresantes en los últimos dos años, apuestan a que esta tendencia pueda revertirse en el corto y mediano plazo.

Desde el área de Extensión de la Tecnológica indican que parte de cierto retraimiento en los aspirantes a las carreras científicas se debe a la experiencia del polimodal, donde no se incentivó a las carreras técnicas. "Las ingenierías son todas prioritarias, más pensando en un modelo de país donde se pretenda fortalecer la industria, la construcción y el desarrollo", señalan.

Al igual que en la UNR, la Tecnológica local cuenta con diversos planes de pasantías para sus alumnos, sobre todo de los últimos años, en industrias petroquímicas y en informática, entre las principales.

Coincidente con la mirada de los industriales (ver aparte), desde la Tecnológica creen que pese al escenario de crisis internacional, es un momento ideal para apuntalar e incentivar el estudio de la carreras científico tecnológico. "Pese a la coyuntura, hay logros estructurales y muchas inversiones, y el parate debe servir en todo caso para capacitarse", sostienen desde la UTN.

Comentarios