Edición Impresa
Sábado 14 de Junio de 2014

Las automotrices no se bajan del mercado del agro

La reducción de la actividad en el sector automotor se siente menos en el caso de las pick-ups. Las expectativas.

Dentro del panorama más bien oscuro que enfrentan la gran mayoría de las automotrices que operan en el país como consecuencia de la fuerte caída de las ventas y el resentimiento del mercado brasileño, los productos destinados al consumo del sector agropecuario —con las pick-ups a la cabeza— parecen estar más resguardados, según aseguraron varios representantes de grandes firmas del sector durante la mega muestra de Agroactiva 2014.

Es que si bien el escenario es más complicado que en otros años para casi todos los actores del sector (automotrices, maquinaria y autopartes), no deja de ser cierto que cada empresa lo vive de manera diferente y elabora estrategias propias para hacerle frente a la situación, o incluso sacar provecho de la crisis.

En algunos casos, particularmente en lo relativo a los vehículos, la merma de las ventas se siente menos en el segmento rural que en el urbano, ya que si bien los gastos de inversión de los chacareros vienen retrasados, existen nichos que nunca dejan de trabajar, como el de las pick-ups todo terreno.

Toyota, la marca de origen japonés que comercializa la chata estelar del campo, la Hilux, está trabajando con su capacidad a full, tal como lo destacó el gerente de marketing, Juan Pablo Grano durante Agroactiva.

"Nuestros mercados no mermaron en cuanto a la demanda de la pick-up, y acá estamos manteniendo los mismos niveles de venta en todos los segmentos. Aunque es verdad que el mercado general bajó, nosotros sostenemos los volúmenes y es más, con el lanzamiento del modelo Etios tenemos un volumen incremental de 18 por ciento de enero a mayo respecto de 2013", apuntó.

Grano subrayó que tanto las ventas de la Hilux así como las del vehículo Corolla "se sostienen", y argumentó que dentro de las estrategias comerciales puestas en marcha desde esa automotriz para atravesar un principio de año inestable, se destaca que si bien incrementaron los precios, "lo hicieron de forma paulatina".

"En Corolla hubo un rediseño, y el lanzamiento del Etios sumó también", dijo, para agregar que respecto a la pick-up estrella del campo argentino se trata "más de posicionamiento que de precios".

En lo relativo a las oportunidades que ofrece Agroactiva como motor de negocios, el ejecutivo opinó que para Toyota "es la muestra más importante a nivel nacional, tanto por el período en el que se hace como por la cantidad de gente que convoca".

"Nos sirve para hablar con los usuarios de la marca, y también para escuchar desde su punto de vista cuáles son las expectativas de compra, para nosotros es un termómetro", afirmó.

En General Motors, en cambio, la primera parte del año no fue tan amigable. La automotriz con planta en Alvear sintió los rigores del enfriamiento de la economía con una caída de ventas importante, aunque el fenómeno fue menos fuerte en los productos destinados al campo.

"La primera parte del año arrancó con un descenso de las ventas en general, pero el producto pick-up cayó menos que el resto. Igual seguimos trabajando con ofertas de tasa de financiación de 9,9 por ciento, porque el sector productivo se sigue moviendo, y se nota menos la caída", aclaró Pedro Arleo, gerente de marketing de la multinacional de origen estadounidense.

General Motors estuvo presente en Agroactiva con la gran mayoría de los modelos de la gama, con foco en mostrar la camioneta S10 con motor de 200 caballos de fuerza, su nuevo producto para el sector agropecuario. "Nuestro afán es mostrar este producto, pero también autos y otras pick up", afirmó.

El directivo aseguró que desde esa firma esperan que el segundo semestre sea mas alentador: "El campo tiene sus épocas, luego de la venta de la cosecha se renueva la maquinaria, por lo que estamos esperando que prontamente vuelvan a comprar".

También relativizó el momento actual al asegurar que el sector viene de un año récord en ventas prácticamente imposible de igualar. "Tenemos que tener bien en claro qué comparamos, porque respecto a lo que se vendió en 2013 todo será inferior porque fue excepcional".

En ese sentido afirmó que si bien este año se está vendiendo menos, los valores de venta "son razonables hasta el momento".

"Es muy difícil repetir lo del año pasado, por lo que no podemos hablar de una situación de crisis", dijo. Por último, destacó que Chevrolet tiene un "fuerte arraigo con el sector agropecuario".

Autopartistas. Del otro lado del mostrador, y si bien el sector autopartista en general no vive un momento fácil, algunas empresas con espalda financiera pueden aprovechar la situación para consolidar posiciones y ganar partes del mercado.

Ese es el caso de Filtros Fram, que trabaja básicamente con tres mercados: el de los repuestos originales, el de los filtros que se comercializan con las marcas de las terminales y el de repuestos con marcas propias para la línea agrícola y la línea liviana.

Miguel Manduca, el director comercial de la firma, explicó que cada mercado es independiente de los otros y mantiene su propia dinámica.

En el caso de los filtros originales, el escenario "está complicado", ya que la autopartista padece la caída en los volúmenes de fabricación de los coches nacionales.

"Si bien las ventas cayeron un 40 por ciento, la producción cayó un 30 por ciento, ese 10 por ciento por ahora es el stock que hacen las terminales, pero no creo que puedan seguir así mucho más, calculo que habrá una caída adicional de la producción en los próximos meses", afirmó.

Respecto de los repuestos originales están un 10 por ciento abajo del año pasado, algo que Manduca explicó por el comportamiento de las concesionarios: "Cuando cae la venta de autos se desmoralizan y abandonan la venta de los repuestos".

Agropartes. En cambio, otra es la situación para las marcas propias de línea agrícola. "Estamos como el año pasado y no hemos notado una caída, de hecho en todos los segmentos estamos ganando participación en el mercado de a poco, porque consideramos que las crisis son una oportunidad y a eso las grandes empresas lo podemos hacer porque tenemos muchas posibilidades de maniobra en lo económico, lo técnico y lo tecnológico", dijo.

Manduca señaló que desde su visión, es el momento de "quitarle participación a las firmas mas débiles".

También destacó el hecho de que por la restricción de las importaciones ingresan menos productos baratos de Europa del este o China: "A estos nichos los estamos cubriendo nosotros, por eso estamos en niveles similares en conjunto a los del año pasado".

"Viendo lo que pasa en el mercado estamos creciendo, si seguimos aprovechando la coyuntura como hasta ahora no deberíamos tener caída significativa este año".

Competitividad. El director de Filtros Fram indicó que el sector arrastra un problema de competitividad bastante serio: "Hoy en varios rubros seguimos siendo un país muy caro, entre ellos las autopartes", señaló, para agregar que los productos argentinos son "mucho más caros" que los brasileños, los europeos o los estadounidenses.

Manduca dijo que tras la devaluación pensaron que podían volver a ser competitivos como hasta 2008, ya que en un primer momento les permitió mejorar su competitividad en un 16 por ciento.

Sin embargo, en un mes ya habían perdido esa ventaja "por la inflación", tanto por la suba de la mano de obra como de los precios de los insumos.

"El beneficio competitivo que nos generó la devaluación ya lo perdimos, hoy estamos a 1 ó 2 por ciento, igual que en diciembre del año pasado", anotó.

Comentarios