El Mundo
Martes 18 de Octubre de 2016

Lanzan ofensiva a gran escala en Irak contra el Estado Islámico

Treinta mil efectivos intentan recuperar Mosul, segunda ciudad del país, de manos de unos 4 mil milicianos del grupo terrorista.

Unos 30 mil combatientes iraquíes y kurdos, apoyados por la fuerza aérea de Estados Unidos y sus aliados, iniciaron una muy anunciada ofensiva para recuperar Mosul, la ciudad más grande de Irak bajo control del Estado Islámico (EI), con fuertes bombardeos y combates. Las fuerzas kurdas recuperaron rápidamente una docena de poblados en la periferia de Mosul. Se espera que el combate contra unos tres a cuatro mil milicianos del EI sea cuento y prolongado. Un millón y medio de habitantes están atrapados en Mosul y existe enorme preocupación por su suerte.

En el primer día de ofensiva las fuerzas iraquíes retomaron nueve pueblos al sur de Mosul y los kurdos "peshmerga" otros doce en el norte y este. Cada fuerza posee unos 15 mil combatientes. Mosul es la segunda ciudad de Irak, un gran centro económico muy rico en petróleo que era multiétnico y multirreligioso hasta que cayó en las garras del Estado Islámico a mediados de 2014. Allí el líder del EI, el clérigo Abu Bakr al Baghdadi, proclamó el "califato", que incluye los territorios bajo su dominio a ambos lados de la frontera sirio-iraquí. El EI ha estado perdiendo gran parte de estos territorios, que tomó en 2014. Las fuerzas iraquíes lo expulsaron de Falluya y Ramadi luego de fieros combates en los meses pasados. Pero Mosul es una plaza mucho más grande y sin dudas a las fuerzas iraquíes y kurdas les esperan jornadas durísimas de combate urbano. Los milicianos islámicos ya han recurrido ayer a su arma favorita: los comandos suicidas que atacan a bordo de vehículos cargados de explosivos o simplemente a pie. Al menos dos todoterreno blindados Hummer fueron destruidos de esta forma. El Hummer es el vehículo más utilizado en el ejército iraquí y por los milicianos kurdos. Pero estos dos ejércitos también cuentan con tanques, blindados de infantería sobre orugas y artillería. Desde el aire, los cazabombarderos de EEUU dan un apoyo fundamental con sus bombas inteligentes. También participan las fuerzas aéreas de otros países de la coalición.

Pieza clave. Mosul es una pieza clave en el tablero regional: en la operación para recuperarla se juega la integridad territorial y el futuro de Irak, así como su capacidad para mantener la nación unida por sobre las diferencias entre la mayoría shiíta, que controla el gobierno central en Bagdad, y la minoría sunita, que se siente perseguida y es mayoritaria en la zona norte, donde está Mosul. Ha sido precisamente esta división dentro del islam la que dio una popularidad inicial al sunita Estado Islámico. Luego, su dictadura terrorista espantó a todos, mientras los cristianos y yazidíes debían esconderse y tratar de huir de la ciudad. Muchos fueron capturados y asesinados por las patrullas de milicianos del EI. Una derrota completa del Estado Islámico en Mosul reduciría su prestigio y capacidad de reclutar milicianos en Irak y Siria además de otros frentes, como Libia y los otros países del norte de frica. La fulgurante ofensiva del Estado Islámico en el verano de 2014, que lo llevó desde el centro de Siria a Mosul, Falluya y las mismas puertas de Bagdad, le dio al grupo terrorista un aura de fuerza victoriosa que mucho tuvo que ver con los casos de terroristas espontáneos que se han sufrido en Francia, Alemania y Estados Unidos. El reclutamiento y juramento de fidelidad online está detrás de los atentados de Niza (85 muertos), Orlando (50) y otros similares.

Declaración. "Hoy declaro el inicio de estas victoriosas operaciones para liberarlos de la violencia y el terrorismo del Estado Islámico", anunció el primer ministro de Irak, Haider al Abadi, en un mensaje televisado horas antes de la embestida contra los yihadistas en Mosul. Miles de vehículos militares se movían en ese momento hacia sus posiciones de partida. Una decena de poblaciones fueron recuperadas tras un intenso bombardeo aéreo y de artillería. Pero mientras el premier iraquí prometió una victoria y el pronto izamiento de la bandera iraquí, el general estadounidense Stephen Townsend, comandante de las tropas de ese país en Siria e Irak, advirtió que la operación puede durar semanas o incluso más tiempo. La alianza ofensiva, con un total de 30.000 combatientes, supera en número de modo abrumador al EI, que, de acuerdo a las cifras de los peshmerga kurdos, cuenta con entre tres mil y cuatro mil hombres en Mosul y alrededores.

Comentarios