Ovación
Miércoles 31 de Agosto de 2016

Lange: "Miro atrás y todo es lindo"

Cecilia Carranza Saroli y Santiago Lange van juntos. Entrevistas, notas, fotos, todo es de a dos. El logro es conjunto y así se muestra (aunque en verdad son las caras visibles de un equipo más grande). No fue casualidad que el Flaco Lange haya estado con Cecilia en Rosario el fin de semana para atender las requisitorias. Y a pesar del cansancio evidente, atendió con la mejor predisposición a Ovación. Para arrancar, el hombre que fue medalla de bronce en Atenas 2004 y Beijing 2008 junto a Carlos Espínola (Clase tornado) dijo que lo que están viviendo "es una maravilla, muy lindo el cariño de la gente, el afecto y saber que por lo que hacemos alegramos a tanta gente y dimos lindas emociones".

—¿Cada medalla de las tres que tenés las viviste de manera diferente?

—Sí, absolutamente. La primera es la primera... Y esta es la de oro y la pude compartir con mis hijos, con mi familia, con mi vieja de 86 años que me pudo ir a ver en la última regata con mis hermanos. Estos fueron para mí los Juegos de las emociones. Y muy fuertes, sobre todo por lo que significan para mí los Juegos Olímpicos. A mi vida la puedo dividir cada cuatro años.

—¿Cómo fue compartir este equipo con Cecilia?

—Uno de los secretos de nuestro equipo es que por sobre todas las cosas tenemos muy buena química, nos queremos mucho. Obviamente a la hora de trabajar y entrenar hemos tenido grandes diferencias y nuestros desafíos para navegar mejor, pero lo que pudimos lograr fue que después de cada discusión hubiera una cena muy linda. Pudimos separar lo profesional de lo humano. Y bueno... Ceci es una mujer y nunca me había tocado. Fue linda la experiencia de conocer todo lo que brinda una mujer a un grupo humano. Valoré mucho eso, todo lo que dio Ceci con todo su cariño y sus virtudes al equipo.

—¿El momento en el que te sorprendió la enfermedad, al final te hizo más fuerte?

—Soy muy inconsciente con esas cosas. Las hago, pasan. Es difícil decirlo porque hay mucha gente que ve lo que me pasó como un ejemplo, pero la verdad es que soy tan bruto o tan inconsciente que sigo para adelante, me cuesta ver que pasé por un problema. Y lo digo con mucho respeto para los que no pueden pasarlo de esa manera. Pero es así. Tenía tanto deseo de recuperarme y seguir. Encima se me dio el lujo de poder volver a navegar y haber tenido este resultado. Miro para atrás y veo todas cosas lindas. Soy así. Es lo que siento.

—Fue muy emotivo el momento en el que subieron al podio, ¿qué le dijiste cuando le hablaste al oído?

—Nada. Con el abrazo era suficiente. Hay ciertas cosas que no necesitan palabras. El abrazo fue el abrazo de la alegría, de haber cumplido un sueño que me llevó muchos años, muchas cosas. Decías que no era llegar la cuestión llegar a la meta sino plantearse nuevos objetivos. ¿Es momento? La vida es maravillosa, tengo la suerte que además del deporte tengo otros intereses. Me gusta el arte, la música, muchísimos proyectos dentro de la náutica. Lo que pasó ya pasó, ya miro para adelante. Esto es una alegría para el alma, pero hay muchas más cosas por seguir haciendo.

—¿Entonces siguen juntos con el Nacra 17?

—Me encantaría. Me cuesta encontrar en la vida cosas que me hagan vibrar como Río. Me encantaría, pero para poder decir que sigo hay que estar seguros de que se puede hacer un trabajo muy fuerte, con mucha inteligencia. Hay que pensar y tomar las decisiones correctas. Sino quizás no tiene que seguir.

Comentarios