la_region
Jueves 18 de Mayo de 2017

Una nena murió por un escopetazo disparado accidentalmente por un amigo

La chica tenía 12 años. El nene, de la misma edad, manipulaba el arma y se le escapó el tiro. Otra niña difundió parte del episodio por Facebook

Una nena de 12 años murió en la localidad santafesina de Santa Rosa de Calchines, tras recibir un disparo de escopeta que accionó accidentalmente un amigo. La muerte se transmitió en vivo y quedó registrada en un video de Facebook Live.

El trágico episodio ocurrió el martes por la tarde, cuando Georgina Magalí Vega, una nena de 12 años, recibió un balazo en el rostro que le causó la muerte en forma inmediata. El disparo lo efectuó su amigo, de la misma edad, que manipulaba un arma de su papá, mientras una amiga de ambos transmitía la reunión por Facebook Live.

Ambos chicos estaban en una vivienda del barrio Malvinas Argentinas, en el acceso norte a esa localidad del departamento Garay, situada a unos 40 kilómetros de la ciudad de Santa Fe, habitada por pescadores y trabajadores rurales, por lo que no es extraño que en las casas haya escopetas, porque también es zona de caza.

Los vecinos escucharon la detonación y salieron a la vereda para saber lo que estaba ocurriendo. Allí, se encontraron con dos chicos que habían salido de la vivienda cuando se produjo el disparo y vieron al nene que había manipulado la escopeta cuando se escapaba corriendo.

Los vecinos avisaron a efectivos de la Comisaría 3ª de Santa Rosa de Calchines, quienes llegaron hasta la vivienda y se encontraron con el cuerpo sin vida de la niña.

La Justicia de Menores con asiento en la ciudad de San Javier dispuso la intervención de la Policía de Investigaciones (PDI), aunque en principio la única hipótesis es la de muerte accidental.

La pesquisa establecida en el lugar del hecho por agentes de la PDI determinó que el disparo que recibió la niña provino de una escopeta calibre 12, manipulada por un chico de 12 años.

El impacto de bala se dio en la zona ocular, por lo que el deceso de la niña fue inmediato.

Otras dos testigos

A estos dos menores hay que sumar que hubo otras dos chicas que también fueron testigos de triste episodio, una de las cuales era quien filmaba una transmisión de Facebook Live.

En las imágenes podían observarse los minutos previos a la muerte de la joven y cómo el niño —compañero de la escuela— manipulaba la escopeta.

Si bien el registro fílmico no logra focalizar el momento preciso del disparo, permitió reconstruir, en primera medida, cómo fue la mecánica del hecho que causó un inmenso dolor en la comunidad.

Por la crudeza del hecho, los mismos bomberos voluntarios de la localidad hicieron un pedido público en su propio muro de Facebook solicitando que, por respeto a la víctima y a las familias de los chicos, no se difundan esas imágenes.

Comentarios