la_region
Domingo 23 de Abril de 2017

Un ejemplo de la industria pesada argentina

Paraná Metal nació en 1957 bajo el nombre de Acinfer y producía grandes piezas de fundición para la industria siderúrgica.

Paraná Metal nació en 1957 bajo el nombre de Acinfer y producía grandes piezas de fundición para la industria siderúrgica. La automotriz Ford adquirió las instalaciones 10 años más tarde y la empresa pasó a especializarse en autopartes de fundición y a denominarse Metalúrgica Constitución (MetCon).

   A lo largo de su historia de más de 50 años, Paraná Metal fue conocida con muchos nombres: AcinFord, AcinFer y MetCon, entre otros. Sus años dorados fueron en los tiempos de la importación cerrada, cuando el 95% de las piezas de los autos que se vendían en la Argentina eran de producción local. Desde Villa Constitución salieron blocks de motores para marcas como Chrysler, Fiat, Ford, General Motors y Volkswagen, y también se fabricaban campanas de freno y otras piezas de fundición.

   Los años 70 fueron de fuerte inversión tecnológica para la planta, con la puesta en marcha de una línea automática de moldeo de alta presión, hornos eléctricos de inducción y una línea de moldeo para la producción de cigüeñales y árboles de leva, y en los 90 comenzó la producción de tapas de cojinetes y discos de freno.

   Con el nuevo siglo, y como secuela de la crisis de los 90, un grupo inversor privado compró la empresa, que recibió su nombre actual. El 2008 dio la primera señal con una clara amenaza de cierre y en 2009, tras una acuerdo con la Nación comenzaron los aportes del grupo liderado por el empresario Cristóbal López, quien luego haría uso del derecho a la opción de compra del ciento por ciento de las acciones.

   Pero el conflicto continuó y alcanzó su máxima expresión con cortes de ruta durante más de un mes, en septiembre del 2010. El acuerdo alcanzado entonces fue celebrado por los trabajadores y la sociedad villense, pero la situación se fue complicando. Los últimos días de agosto de 2015, la empresa envió los telegramas de preaviso de despido, con lo que se empezó a escribir definitivamente el final de esta historia.


Comentarios