la_region
Viernes 06 de Octubre de 2017

Tras años de espera, sumarán conexiones a la red de gas casildense

Más del 50 por ciento de las familias casildenses que desde hace años esperan acceder al servicio de gas natural, finalmente podrán hacerlo gracias a una obra que, de no mediar imprevistos, se pondrá en marcha en breve para posibilitar unas 400 conexiones domiciliarias.

Más del 50 por ciento de las familias casildenses que desde hace años esperan acceder al servicio de gas natural, finalmente podrán hacerlo gracias a una obra que, de no mediar imprevistos, se pondrá en marcha en breve para posibilitar unas 400 conexiones domiciliarias.

Así lo anunció ayer el intendente Juan José Sarasola, en el marco de una conferencia de prensa de la que también participaron el secretario de Planeamiento, Fernando Sambrailo, y el gerente de Sociedad Anónima con Participación del Estado Municipal (Sapem), Carlos Testa.

Lo planificado consiste en reformar la estación reductora de gas ubicada entre Yrigoyen y 25 de Mayo, a partir del cambio de filtros y válvulas, lo que permitirá aumentar la presión del suministro de 4.500 a 5.490 metros cúbicos por hora para sumar nuevos usuarios.

Los trabajos demandarán una inversión de un millón de pesos que serán financiados con un préstamo del Promudi que, autorización mediante del Concejo Municipal, tomará el gobierno local para devolver en 36 meses y que no implicará ningún cargo para los vecinos.

Desde el 2011 a la fecha, la demanda de conexión al servicio de gas en Casilda alcanza los 750 pedidos, lo que se reducirá a más de la mitad merced a la obra en cuestión, que para poder ser encarada debió ser autorizada por Litoral Gas. "Estamos muy contentos porque después de varios meses de gestiones podremos avanzar con estas tareas que allanarán el camino para que muchos vecinos que vienen esperando desde hace tiempo puedan conectarse al servicio de gas", dijo Sarasola.

Una vez culminado los trabajos, lo que se estima será para antes de fin de año, la Sapem estará en condiciones de hacer algo más de 400 conexiones, por lo que aún deberá continuar en espera un grupo de solicitantes.

"Con esa cantidad, la planta reductora quedará al límite de sus posibilidades para incorporar más usuarios, razón por la cual ya estamos gestionando recursos para la construcción de otra estación, para cubrir de cara al futuro, el total de la demanda y cuya obra recién podrá entrar en funcionamiento cuando se concreten las tareas de refuerzo que se prevén hacer en el Gasoducto Regional Sur que alimenta a Casilda y la zona", explicó Sarasola.

El mandatario local destacó la importancia de haber "avanzado" para solucionar, al menos en parte, una vieja demanda de los casildenses. "Este es un buen paso", dijo Sarasola para luego valorar el trabajo conjunto realizado en tal sentido entre el municipio y la Sapem.

Las pocas y últimas conexiones domiciliarias al servicio de gas que se hicieron en esta ciudad cabecera del departamento Caseros datan de 2014, lo que abrió distintos frentes para intentar soluciones que recién ahora comienzan a plasmarse aunque aún falte para resolver íntegramente la situación.

Comentarios