la_region
Miércoles 08 de Febrero de 2017

Situación similar en Pueblo Esther

Hacia el sur de Rosario, una zona poblada de quintas de producción hortícola, no son pocos los vecinos de Pueblo Esther preocupados por la incidencia de los agroquímicos en su salud y en la del ambiente.

Yanina Menelli vive desde hace varios años en la zona y fue una de las organizadoras del encuentro del pasado 11 de enero "Pueblo Esther por la vida". "Esta zona tiene producción de horticultura y usan todo tipo de agrotóxicos con las verduras", explicó, para agregar que en muchos casos las quintas están pegadas a las casas.

"La localidad de Pueblo Esther fue muy mal planificada, se empezó a lotear sin previsión y ahora hay casas habitadas pegadas a las quintas", dijo.

El médico César Dip, que trabaja en el centro de salud local, acompañó ese diagnóstico al afirmar que el problema de Pueblo Esther no es sólo la producción hortícola sino la falta total de un plan de ordenamiento territorial que hace que zona rural y urbana convivan sin reglas ni controles de ningún tipo.

Glifosato

"Hay 16 quintas declaradas casi sin control, algunas separadas de casas apenas por una calle, además de campos sembrados con soja o maíz dependiente del glifosato a metros de viviendas particulares", describió, para agregar que la situación es "complejisima" ya que la Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló a ese herbicida como potencialmente cancerígeno. "No hay nada más que discutir", agregó.

Dip destacó el "gesto político" de Germán Pereyra, secretario de Salud local, quien participó de las reuniones de vecinos. "Nuestra idea es ir hacia una ordenanza que transforme a Pueblo Esther en un pueblo que haga agroecología, porque no queremos que desaparezca ningún productor y porque las quintas son parte de la identidad de este lugar", agregó.

Comentarios