la_region
Sábado 08 de Julio de 2017

Rescindieron la obra del gasoducto sur por problemas presupuestarios

El conflicto se originó porque la obra fue asignada a fines de 2015 durante el gobierno de Cristina Kirchner. El monto de la obra ascendía a más de 130 millones de pesos.

Después de idas y venidas, la Municipalidad de Venado Tuerto y la empresa Supercemento rescindieron el contrato para la ejecución de la obra de ampliación del Gasoducto Regional Sur (GRS), que permitía la ampliación de 1800 bocas de gas en ocho localidades del sur santafesino; Venado Tuerto, Firmat, Casilda, Carmen, Chovet, Murphy, Melincué y Teodelina. Ahora esperan que la obra continúe con Litoral Gas y que sean cuatro mil bocas pero todo depende de la decisión del Gobierno Nacional de redeterminar los montos presupuestados.

El conflicto se originó porque la obra fue asignada a fines de 2015 durante el gobierno de Cristina Kirchner. El monto de la obra ascendía a más de 130 millones de pesos. Lo cierto es que apenas asumió el actual presidente Mauricio Macri se produjo la devaluación del dólar que de 9 pesos pasó a superar los 14 pesos a principio de 2016.

Obviamente esa situación más los tarifazos energéticos y el aumento desmedido del combustible hicieron que dicha obra no pueda realizarse por el mismo monto y por eso Supercemento reclamaba una actualización presupuestaria que finalmente el gobierno no le otorgó. Esto desembocó en un conflicto que derivó en la rescisión del contrato.

El presidente del Concejo (el radical) Carlos Díaz Vélez es quien rubricó la rescisión ya que el mandatario José Freyre se encuentra con licencia. Dijo que "por cuestiones ajenas a la gestión municipal, el dinero asignado como anticipo para el gasoducto, de 26 millones de pesos, no se pudo concretar. Ante la preocupación de que la obra se haga sí o sí porque los caños están comprados y pagados, y la negativa del Gobierno nacional de dar los ajustes que se dieron por devaluación de diciembre de 2015, se llegó a este punto".

Lo bueno de la rescisión es que Supercemento y el municipio renuncian a cualquier posibilidad de reclamo. "La empresa se liberó de su obligación contractual en excelentes términos y deja las manos libres a la Municipalidad para continuar con la obra, con nuevos contratos que deberán realizarse", dijo Díaz Vélez.

Lo concreto es que hay disponibles unos 127 millones de pesos para realizar la obra y la idea, según el secretario de Obras Públicas municipal, Pablo Rada, es que se transfieran directamente a la empresa Litoral Gas "para evitar que la obra no se haga más. Por resolución del Enargás, una vez concluidos estos 44 kilómetros de extensión del gasoducto, Litoral Gas debe realizar otros 44 kilómetros, por eso la idea es que concrete el paquete completo con los fondos que le facilite el organismo nacional. De esta forma ya no hablamos de 1.800 servicios para la ciudad, como estaba previsto, sino más de 4 mil", remató.

Comentarios