la_region
Jueves 20 de Abril de 2017

Realizaron una nueva detención en el caso de Punta Stage

Se trata de un hombre que es la mano derecha del titular de la firma Yameli SRL, quien a su vez está prófugo y tiene pedido de captura

"La persona detenida es la tercera de las cuatro cuya captura se solicitó y que son los principales responsables del alquiler del predio Además es la mano derecha de G. P. D., el dueño de la firma que permanece prófuga y tiene pedido de captura nacional e internacional", expresó brevemente ayer a LaCapital, Mario Gambacorta, fiscal federal en la causa de la muerte por sobredosis de estupefacientes de dos jóvenes durante una fiesta electrónica no autorizada realizada en la noche del 31 de diciembre pasado de enero en el boliche Punta Stage, de la ciudad de Arroyo Seco.

Con este nuevo arresto, ya son tres los detenidos por esa trágica fiesta electrónica que reunió a más de 5.000 participantes en este boliche ubicado a metros del ingreso a la localidad por la autopista Rosario-Buenos Aires y en la que perdieron la vida la joven rosarina de barrio Alberdi, Giuliana Maldován, de 20 años, quien se descompensó en el lugar y falleció horas después, y Lucas Liveratore, de 34, quien asistió a la "rave" y luego fue hallado sin vida, al día siguiente, en el dormitorio en su casa de la ciudad bonaerense de San Nicolás.

Responsabilidad

En rigor, los apresados por la Justicia son los encargados de la productora Live Art, Alan Van Brooks, quien fue indagado y debió contestar unas 80 preguntas, y Gino Piazzese Scaglia.

Ahora se hizo lo propio con uno de los encargados de ese espacio, Esteban Gómez, mientras que el dueño, representante legal y gerente de la firma Yameli SRL, G. P. D., está prófugo y con pedido de captura nacional e internacional.

Cabe recordar que el pasado 15 del corriente, el juez rechazó el pedido de excarcelación que los defensores hicieron para Van Brook, uno de los organizadores.

De esta manera, el juez federal Carlos Vera Barros cambió el eje de la investigación contra los responsables del boliche, ya que en un principio había desestimado la imputación propuesta por los fiscales Gambacorta y Diego Iglesias, este último titular de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar).

Para los investigadores, tanto los dueños como la productora "crearon un marco propicio para la venta y uso de sustancias estupefacientes, especialmente del tipo anfetamínico y sintético", con lo cual creen que "hubo una maniobra conjunta que terminó en tragedia".

Tras las muertes, los fiscales también acusaron al intendente de Arroyo Seco, Nizar Esper, a un inspector municipal, Albin Ricardo López, y al segundo jefe de la comisaría local por incumplimiento de los deberes de funcionario público, y, adicionalmente, al funcionario policial por dejar de promover la persecución penal, ante lo cual el juez Vera Barros se declaró incompetente.

Desconocimiento

El intendente Esper se vio implicado también en el caso a partir de que desde el municipio se argumentó desconocimiento sobre la realización de esta fiesta electrónica para la cual no estaban dadas las debidas condiciones.

Comentarios