la_region
Miércoles 11 de Octubre de 2017

Los trabajadores del Sanatorio Beroiz iniciaron una huelga

Nuevamente el sanatorio Abel Beroiz, de Venado Tuerto y perteneciente al Sindicato de Choferes de Camiones de Santa Fe, vuelve a estar en el centro de la escena tras un paro por tiempo indeterminado decretado por sus 49 empleados, a los que se les adeudan aportes sociales y jubilatorios desde hace varios meses. Pero el verdadero sentido de la protesta es la incertidumbre sobre el futuro del efector, el que solamente cuenta con un paciente crónico y que está internado desde hace varios meses.

Nuevamente el sanatorio Abel Beroiz, de Venado Tuerto y perteneciente al Sindicato de Choferes de Camiones de Santa Fe, vuelve a estar en el centro de la escena tras un paro por tiempo indeterminado decretado por sus 49 empleados, a los que se les adeudan aportes sociales y jubilatorios desde hace varios meses. Pero el verdadero sentido de la protesta es la incertidumbre sobre el futuro del efector, el que solamente cuenta con un paciente crónico y que está internado desde hace varios meses.

Lo cierto es que los empleados piden que los gremialistas den la cara de una buena vez por todas para saber el destino de los trabajadores. El efector fue alquilado hace unos meses al titular del sanatorio San Martín, Emilio Venturelli, por tres meses, y ese plazo culminará a fines en octubre. En rigor, lo que se alquilaba eran alrededor de 10 camas y con eso se le pagaba el sueldo a los empleados; en su mayoría enfermeros y administrativos.

La versión es que Venturelli compraría ese efector y preservaría todas las fuentes laborales, las que en su mayoría son de personas de Venado Tuerto, pero nada de ello está confirmado y eso es lo que inquieta a los trabajadores que desde hace más de un año vienen con problemas de inestabilidad laboral, más allá que aún no se produjeron despidos.

Comentarios