la_region
Miércoles 06 de Septiembre de 2017

Le prorrogaron la prisión por quemar a su mujer en Pérez

Maite fue agredida por Nicolás R., quien luego de insultar y pegarle con un trapo de piso a su mujer, la roció con el combustible y le tiró un fósforo encendido.

El juez Héctor Núñez Cartelle prorrogó ayer la prisión preventiva domiciliaria a Nicolás R., el hombre que el 26 de junio pasado en la ciudad de Pérez roció con alcohol y prendió fuego a su mujer. La víctima sufrió quemaduras en el rostro, cuello, tórax y extremidades que comprometieron el 13 por ciento de su cuerpo, razón por la cual el imputado enfrenta los cargos de lesiones graves agravadas y amenazas coactivas.

Maite V., de 26 años, fue agredida por Nicolás R., quien luego de insultar y pegarle con un trapo de piso a su mujer, le fue arrojando fósforos, hasta que la roció con el combustible y le tiró un nuevo fósforo encendido, que produjo la combustión y las graves heridas, tal como lo sostuvo en la audiencia imputativa del 6 de julio pasado el fiscal Alvaro Campos.

Según la acusación, la mujer se dirigió por sus propios medios al Sanatorio Parque, de Rosario, a atenderse las lesiones, pero camino al centro asistencial, el acusado la llamó amenazante.

En esa comunicación, Nicolás R. le dijo a la mujer que si llegaba a declarar en su contra no los vería más a él y ni al hijo que tienen en común, de dos años, ya que se lo llevaría, lo mataría y después se quitaría la vida él mismo.

Este habría sido el motivo por el cual la víctima no quiso incriminar directamente al padre de su hijo, ya que el niño aún permanecía en poder del hombre y temía por su vida.

Los fiscales recordaron que al día siguiente, el mismo acusado se presentó ante la policía y dio una versión distinta de los hechos. Pero luego fueron una hermana de la víctima, Noelia, y después la madre, quienes revelaron que la chica les había contado que fue su pareja quien la quemó.

En esa audiencia imputativa, el fiscal prisión la prisión preventiva, a lo cual el juez Carlos Leiva, quien estuvo a cargo de esa instancia, resolvió dictarle prisión domiciliaria, aunque en un lugar distinto al de la unión convivencial.

El magistrado en esa audiencia además le denegó la posibilidad de que el imputado pueda salir a trabajar, y también le prohibió cualquier acercamiento tanto físico como por algún medio electrónico (celular, redes sociales o de cualquier tipo).

Esta medida de prisión domiciliaria fue oportunamente repudiada por familiares y amigos de la víctima que incluso se manifestaron el 10 de julio pasado en la esquina de Oroño y Córdoba exigiendo la revocación de dicho beneficio.

No obstante, y vencido el plazo judicial, en una nueva audiencia realizada ayer, el juez Núñez Cartelle decidió prorrogar la prisión domiciliaria sin plazo, y volvió a negarle al acusado las salidas laborales. Según dieron cuenta fuentes de Fiscalía, los argumentos del magistrado calcaron los adoptados por su par hace dos meses: "Peligrosidad procesal, peligro de fuga y posibilidad de entorpecer la investigación".

Comentarios