Infraestructura
Domingo 15 de Enero de 2017

La provincia invierte 1.700 millones en obras contra riesgos hídricos

Con intervenciones en todo el territorio en 2016 y 2017, buscan paliar los anegamientos e incentivar el desarrollo productivo del interior.

El Gobierno provincial ha puesto en marcha una serie de obras para llevar adelante un ordenamiento hídrico en el territorio santafesino. De esta manera, se apunta a disminuir el riesgo de anegamientos e inundaciones, por un lado, y por otro, a garantizar las condiciones hídricas para incentivar el desarrollo productivo del interior provincial.

El gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, destacó: "Hemos puesto en marcha obras hidráulicas en la provincia por más de 1.700 millones de pesos. Estamos haciendo todo para avanzar lo más rápido posible con el plan, en muchos casos acelerando los tiempos de obras y en otros definiendo cuencas y proyectos y lanzando licitaciones, sólo el año pasado. Pero para 2017 tenemos prevista una inversión que triplica la de 2016".

Para proteger los centros urbanos de las inundaciones y evitar situaciones trágicas se avanza en medidas estructurales, a través de la construcción de obras concretas como canalizaciones, defensas y desagües; también en medidas no estructurales, como estudios regionales de cuenca.

"Cada una de estas acciones se realizan con la participación de los municipios y comunas, buscando lograr un reordenamiento hídrico territorial armónico en toda la provincia, ya sea en obras de protección urbana como así también las que requieren el saneamiento de cuencas hídricas", explicó el ministro de Infraestructura y Transporte, José León Garibay.

"Las intervenciones realizadas no sólo apuntan a proteger los cascos urbanos de las localidades y las zonas de producción rural, sino que también realizan un monitoreo de los ríos, arroyos y cuencas de la provincia, permitiendo un abordaje integral del manejo de los recursos hídricos", señaló el funcionario.

Obras destacadas

En Rosario, a fines de octubre se habilitó el Aliviador III (sobre el arroyo Ludueña) para Empalme Graneros, Cristalería, Fisherton y varios barrios de las zonas norte y noroeste, mientras se está ejecutando el conducto Vera Mujica que mejorará el drenaje en los barrios Echesortu, Agote, Pichincha, Refinería, y ya se licitaron los Emisarios 27 y 28 que en breve comenzarán a ejecutarse.

   Además, se llevan adelante obras en distintos municipios y comunas de la región como el canal Salvat en Funes, que comenzará en breve, en Bustinza se lleva adelante el aliviador de la ciudad, defensa en Montes de Oca, y en Chabás se encuentra en ejecución el Canal Pata de Palo y se realizará un cruce de la vía por la ruta 33.

   Por medio de la articulación con los comités de Cuenca, el Ministerio de Infraestructura y Transporte ha ejecutado a lo largo de 2016, obras destinadas al manejo de los recursos hídricos, ya sean pluviales o fluviales.

   En este sentido, se han realizado trabajos de readecuación de canales, colocación de alcantarillas, construcción y potenciación de estaciones de bombeo, extensión de la red telemétrica de alerta por inundaciones, nuevos canales en la región.

   Algunas de estas, destacan por su magnitud: con el Comité de Cuenca Cañada Carrizales se ejecutan obras en el canal Biolatto, con María Susana-El Trébol se están ampliando las alcantarillas, en el caso del Comité Totoras se realizaron trabajos de reacondicionamiento del canal entre otras, afirmaron desde el gobierno.

Las zonas más complicadas

Con respecto a los excedentes hídricos en las zonas rurales, el ministro de Infraestructura y Transporte expresó que la situación más complicada se da en el departamento Castellanos, donde "vamos a empezar a trabajar para, al margen de la defensa de las ciudades, desarrollar los proyectos y alternativas para mejorar los canales y reservorios para que estos fenómenos tengan menos impacto en el sector productivo como también se está trabajando en un protocolo para el control de las canalizaciones clandestinas".

   Este abordaje está sostenido por los siguientes ejes que establecen las líneas de gestión y consisten en:

La planificación territorial: a través del estudio de las cuencas regionales se desarrollan planes de obras, gestión de recursos hídricos, monitoreo de ríos por medio de la red de alertas, estudios de navegación y uso del suelo.

Desarrollo operativo territorial: por medio de la ejecución de obras de mitigación para comunas y municipios, fortalecimiento de comités de cuenca mediante la asistencia financiera y técnica de la provincia, coordinación del protocolo de emergencias hídricas, abordaje de la Ley de Aguas.

Planes de desarrollo interprovincial: consisten en el abordaje y tratamiento, junto a provincias limítrofes y el gobierno nacional, de las problemáticas particulares de las cuencas La Picasa, Carcarañá, Río Salado, Bajos Submeridionales.

Coordinación técnica-Jurídica-Administrativa: profundizar la coordinación y el diálogo entre los comités y las distintas secretarías del Ministerio de Infraestructura y Transporte para implementar la Ley del Agua, ajustar regulaciones en materia hídrica y en el fortalecimiento estructural de los comités, como así también en la búsqueda de fuentes de financiamiento.


   A su vez, hasta el momento se encuentran en gestión más de 20 obras a ejecutarse y en ejecución en el 2017, por un monto aproximado de 380 millones de pesos. Con cada obra, la provincia "se acerca cada vez más a la meta de lograr un ordenamiento hídrico en el territorio santafesino, y así reducir el riesgo hídrico sobre todo en los centros urbanos", se informó oficialmente.

Comentarios