la_region
Sábado 18 de Marzo de 2017

Intentaron asaltar a un chico en la puerta de la escuela y fueron detenidos

Fue en Villa Gobernador Gálvez. El episodio tiene puntos confusos, porque se habló de disparos pero esto no consta en ninguna denuncia

En un episodio con aristas confusas, dos jóvenes fueron arrestados ayer al intentar robarle a un adolescente de 17 años que ingresaba al Colegio Nuestra Señora del Sagrado Corazón, en Villa Gobernador Gálvez. Lo extraño es que, cuando llegó la policía alertada por las autoridades del establecimiento, los delincuentes ya habían sido reducidos por transeúntes, que se dispersaron inmediatamente sin que ninguno fuera identificado. En medio de esto, testigos dicen haber oído (o escuchado que les dijeron) disparos, pero esto no fue asentado en la policía, en la que una denunciante aseguró haber sentido "detonaciones" sin poder identificar si eran o no de armas de fuego. Y quienes oyeron, no vieron. Lo cierto es que no se secuestró ningún arma.

Alexis A., de 17 años, cruzaba la avenida San Martín al 1800 para ingresar al colegio a las 7 de la mañana, cuando en el cantero central fue abordado por un joven que lo agarró del cuello y le pidió el celular. El muchacho alcanzó a ver a otro sujeto, con una botella de cerveza en la mano, que parecía a todas luces su cómplice. Una mujer que circulaba en auto en sentido a Rosario se paró gritó "¿qué hacen?". La vicedirectora del establecimiento, alertada por lo que estaba sucediendo, llamó al 911 pidiendo ayuda. Cuando la policía llegó al lugar, los agresores, de 18 y 20 años, ya estaban reducidos por particulares que se retiraron del lugar inmediatamente.

Lo escrito en el párrafo anterior consta en la denuncia que formularon la víctima y las autoridades en la policía. A raíz del hecho, quedaron detenidos Juan D. T., de 18 años, e Isaías R, de 20, quienes viven cerca de la escuela y fueron alojados en la subcomisaría 26ª.

Según fuentes de la comisaría 29ª, que trabaja en el hecho, la vicedirectora de la escuela escuchó entre "tres y seis" detonaciones, aunque no supo de dónde venían ni si eran efectivamente de armas.

Y aquí es donde comienzan a tejerse las conjeturas, porque algunas personas afirmaron, sin haber sido testigos directas, que un hombre, presuntamente agente del Servicio Penitenciario y padre de otro alumno, disparó al aire como forma de amedrentar a los cacos. Tal hipótesis no consta en las actuaciones policiales, y las autoridades del establecimiento se llamaron a silencio.

LaCapital estuvo en la escuela durante la mañana de ayer y en dos oportunidades intentó hablar con los responsables. Amablemente, y desde un portero eléctrico, una voz femenina anunció primero que no se encontraban en el edificio, y luego que no habría información oficial del Colegio. ¿Se hizo algún pedido de custodia o seguridad para los horarios de entrada y salida a la escuela? Ante la pregunta de este diario, la respuesta fue: "Todo eso está en trámite, pero la única que van a hablar es la policía".

"Cada vez más seguido"

Nuestra señora del Sagrado Corazón está ubicada en avenida San Martín (continuación de Ayacucho) al 1800, entre Guido y Spano y Santa María de Oro. La escuela tiene un amplio patio en el ingreso, pero está rejada y sólo se atiende a los extraños a través del portero. Es un lugar muy transitado. Los estudiantes secundarios ingresan muy temprano, hora en que muchos de los numerosos comercios de la zona están cerrados. Sorprendió el horario en que fue abordado Alexis, aunque la misma policía asegura que "se está viendo cada vez más seguido".

En la garita ubicada en San Martín y Santa María de Oro una mujer y un joven hablaban. Cuando el cronista de este diario se acercó, fueron cautos y dijeron que efectivamente habían escuchado disparos, pero no vieron nada. "Yo vivo acá a la vuelta y los escuché", dijo el joven, que no se identificó. "Dicen que fue uno del servicio penitenciario, pero dicen...qué se yo".

La investigación está en manos del fiscal de Flagrancia David Carizza. Fuentes del Ministerio Púbico de la Acusación confirmaron la detención de los dos jóvenes, y consignaron que según el relato de familiares de los chicos, el padre de un menor que también asiste al establecimiento habría intentado detener a una persona que quiso robarle a un estudiante. También corroboraron que los ladrones fueron reducidos por civiles, y que no se hallaron armas de fuego ni proyectiles en el lugar.

Tampoco se pudo corroborar oficialmente que haya habido disparos. La víctima del robo dijo que los agresores no utilizaron un arma y que sólo lo agarraron del cuello. En ninguna otra declaración que llegó al MPA se corroboran disparos.

Los dos detenidos seguían ayer en esa condiciones y posiblemente sean imputados hoy.

Comentarios