la_region
Jueves 26 de Enero de 2017

Grave imputación al chico que se sindica autor de un incendio

El menor, de 16 años, fue indagado y quedó acusado de "homicidio calificado" por la muerte de la pareja de su mamá y su hermana a causa del siniestro

El juez de Menores (en feria) de Venado Tuerto, Leandro Martín, indagó e imputó ayer al chico de Rufino por el incendio que terminó en la muerte de la pareja de su mamá y su pequeña hermana de dos años. El muchacho, quien hizo uso de su derecho a no declarar, quedó imputado por el delito de "homicidio calificado".

Fuentes judiciales destacaron que el acusado cumplió 16 años el sábado último, por lo que como el hecho fue perpetrado en la madrugada del lunes quedó por horas dentro del régimen penal juvenil argentino para jóvenes de entre 16 y 18 años que establece que serán juzgados como adultos si el delito en el que incurrieron prevé penas de más de tres años de prisión. De haber tenido 15 años o menos, no hubiera sido punible y habría quedado a disposición de la Secretaría de Niñez pero sin ser sometido a proceso.

Alrededor de las 3 de la mañana del lunes un incendio en la vivienda de República de Israel al 100, de Rufino, acabó con las vidas del contador Marcelo Cuello, de alrededor de 50 años, y su hijita de 2 años que tenía Síndrome de Down. El joven acusado es hijo de la pareja de Cuello, y diversos testimonios e indicios lo sindican como el autor de un incendio intencional, motivado por un conflicto intrafamiliar.

El caso quedó en manos del Juzgado de Menores de Venado Tuerto, con jurisdicción en la zona, donde el chico ayer fue sometido a indagatoria por el juez en feria Leandro Martín, en presencia del fiscal Damián Cassullo y la Defensoría Pública.

El joven se negó a declarar, tras lo cual quedó imputado por el delito de "homicidio calificado", una de las figuras más graves del Código Penal, agravando su situación ya que en las horas previas se especulaba con que sería acusado de "estrago doloso" por incendio seguido de muerte. No obstante, fuentes judiciales aclararon que esa es una calificación provisoria ya que puede cambiar con el devenir de las pruebas y podría bajarse a "homicidio simple" o considerarse algunos de los causales de agravamiento.

Uno de los elementos que habría sido tenido en cuenta para establecer la figura delictiva es la carta que el chico dejó en la cual manifestaba su intención de acabar con las vidas de la pareja de su mamá y su hermanita, y además la suya, lo cual finalmente no ocurrió.

Esta misiva fue hallada por los investigadores en el escritorio de la vivienda, al lado de la computadora, y está escrita de puño y letra, por lo cual ahora será realizada una pericia caligráfica para establecer si fue el menor quien realmente la redactó. Entre otras medidas, también se ordenó periciar los teléfonos celulares del chico y de su novia los cuales fueron secuestrados.

Según confirmaron fuentes judiciales, el joven, que está detenido en el Centro de Alojamiento Transitorio de Venado Tuerto, tomó la drástica decisión a partir de un conflicto intrafamiliar.

En la jornada de ayer también se recibieron declaraciones testimoniales de más vecinos, de efectivos de Bomberos que participaron en la emergencia y del médico forense que actuó en el lugar de la tragedia.

A pocos días de terminar la feria judicial, en Tribunales prevén que la causa seguirá su curso en manos del juez de Menores de Venado, Javier Prado, y restará definirse si el fiscal actuante continúa siendo Cassullo o pasa al fiscal titular del Juzgado de Menores venadense.

Comentarios