la_region
Viernes 16 de Diciembre de 2016

Encuentran una granada en un descampado de Firmat

El explosivo fue hallado por un vecino cerca del cementerio. Personal policial procedió a hacer una detonación controlada del dispositivo.

Un hecho tan insólito como preocupante ocurrió en Firmat cuando un vecino encontró una granada de mano mientras caminaba en inmediaciones de la zona del cementerio local. Al verse sorprendido por el inesperado hallazgo, levantó el artefacto y tras colocarlo en un bolsita de nylon lo llevó a la comisaría 4ª para dar cuenta de lo sucedido.

El hecho se produjo el miércoles por la mañana y si bien generó especulaciones de todo tipo aun no surgieron novedades sobre su posible procedencia ni las razones por las cuales apareció en ese lugar.

El caso está en manos del fiscal del Ministerio Público de la Acusación de Melincué, Matías Merlo, quien dispuso que se procediera al secuestro del explosivo hallado a fin de ser trasladado por razones de seguridad al polígono local del Tiro Federal donde posteriormente personal de la división explosivos de la UR-II de Rosario procedió a su detonación.

El funcionario del Ministerio Público además dispuso, entre otras medidas, rastrillar la zona donde fue encontrada la granada ante la posibilidad de que haya más explosivos u otros elementos de interés para la causa, pero los resultados fueron negativos.

"Se puso rápidamente en conocimiento de la situación tanto al fiscal interviniente como al jefe de la Regional policial con asiento en Melincué a fin de tomarse todos los recaudos para actuar en consecuencia", indicaron fuentes policiales.

Asimismo puntualizaron que la detonación de la granada —que al parecer estaba desactivada aunque no fue confirmado— "se realizó ante la presencia de testigos".

Hace unos meses atrás también fue encontrado un artefacto explosivo de similares características en un domicilio de Firmat allanado en el marco de un operativo antidrogas en el que además fue detenida una personas que luego recuperó su libertad.

Intrusos en Casilda

Un episodio al menos extraño sucedió en la casa de una funcionaria municipal de Casilda. Se trata de la secretaria de Salud, Ana Tavella, quien al ingresar a su domicilio del barrio Granaderos a Caballo se encontró con un gran desorden. La profesional creyó que se trataba de un robo pero luego comprobó que los intrusos no se habían llevado nada.

El episodio se sumó a una serie de robos ocurridos esta semana en casas de familia y una empresa.

Comentarios