la_region
Domingo 22 de Enero de 2017

Encontraron donantes de médula para un chico de Firmat

Benicio, de un año y medio, necesitaba un trasplante. Encontraron dos personas compatibles: un alemán y un norteamericano.

"Al fin llegó el día tan esperado y estamos felices". Con esa frase Juan Carlos Cardozzo y Claudia Peiro sintetizaron lo que significó haber recibido la confirmación de que encontraron donantes para que su hijo Benicio, el chiquito firmatense de casi un año y medio al que en agosto pasado le descubrieron una enfermedad denominada Sindrome de Wisckott Aldrich Protein, pueda ser sometido al trasplante de médula ósea que necesita.

   A poco más de tres meses de iniciada la movilizante búsqueda que habilitó el Centro Unico de Donación, Ablación e Implante de Organos (Cudaio) y la Fundación Favaloro se logró detectar dos personas totalmente compatibles con el perfil genético del pequeño. Se trata de un alemán y un norteamerico que fueron identificados dentro de un grupo de diez potenciales donantes de distintos países del mundo. Ahora sólo falta resolver cuál de los dos será el donante que allanará definitivamente el camino para concretar en poco tiempo más el trasplante en la Fundación Favaloro, en Buenos Aires.

   El matrimonio firmatense viajó el martes pasado a Capital Federal con la expectativa de recibir la noticia más deseada de sus vidas. Y así fue cuando al ingresar al consultorio del médico Nicolás Fernández Escobar el profesional confirmó lo esperado para rematarlo con una frase futbolera que preparó el terreno para la etapa que se viene. "Nos dijo que ahora a Benicio le toca jugar la final de un mundial y confiamos que va a ganar y salir campeón", recordaron los padres. "En un momento nos miramos porque lo suponíamos, ya que antes de Navidad nos habían llamado de la fundación y anticipado algo, pero no queríamos decir nada hasta tener la confirmación".

   Asimismo remarcaron que para el facultativo "el resultado de la búsqueda superó las expectativas ya que posibilitó encontrar diez potenciales donantes entre los cuales dos tendrían una compatibilidad del ciento por ciento aunque ahora falta saber quién será finalmente el alma gemela de nuestro hijo".

   Pero en el mientras tanto Juan Carlos y Claudia tienen por delante la responsabilidad, además de seguir atentos al cuidando que requiere el chiquito, de abocarse a los estudios indicados "para prepararlo para el trasplante. El miércoles que viene tenemos que estar nuevamente en la Fundación con el resultado de los estudios para que, si todo sale bien como pensamos, nos den el turno, que podría ser entre 30 o 40 días", explicó Cardozzo, quien trabaja en la empresa Vassalli Fabril y agradece el apoyo de la firma que, entre otros gestos, afectó un vehículo para sus traslados.

    La experiencia que significó la espera "fue convivir día a día con la ansiedad e incertidumbre de que apareciera el donante y se dio en el momento menos esperado", dijo la mamá.

Con todas las pilas

La mujer asegura que Benicio está "con todas las pilas" para hacer frente a la etapa que tiene por delante. Aunque los padres desconocen si el día del trasplante estará presente el donante, desean que eso ocurra para "agradecerle porque le regalara vida a nuestro hijo y eso no hay forma de pagarlo con nada del mundo. De no ser así, al menos nos gustaría conocer su identidad para ubicarlo y manifestarle lo que sentimos", dijo Juan Carlos.

   La aparición del donante buscado no sólo fue motivo de celebración y festejo para la familia, de que la también forma parte Lucia, la hija mayor de 14 años, sino una muestra de que "nunca hay que bajar los brazos", como aconseja Claudia a quienes atraviesan por una situación similar.

   Y en el mismo sentido su esposo resaltó que "cuando hay fe y esperanzas, Dios siempre está al lado ayudando como hizo con nosotros. Esto no termina acá, sino que recién empieza. ya que vamos a seguir aportando desde nuestro lugar lo que podamos para que la gente siga concientizándose sobre la importancia de la donación de órganos para dar vida".

   Tras conocerse el problema de salud de Benicio se realizaron en Firmat tres exitosas campañas de donación voluntaria de sangre y de registro de médula ósea con la participación del municipio, la provincia y la ONG Sembrando Vida. Es que si bien la modalidad de este tipo de actividad no apunta a personalizarla, sino promover el hábito comunitario en torno al tema, sin duda fue clave para la convocatoria la sensibilidad que despertó el caso en la población y que fue identificado con la consigna "Una médula para Benicio" a fin de contribuir a la búsqueda de un donante compatible.

   El menor sufre de una patología congénita que se caracteriza por presentar infecciones recurrentes, eczema, y disminución del número de plaquetas, lo que provoca mayor tendencia al sangrado.

   Aunque está controlado, su vida depende de transfusiones de plaquetas administradas gracias a donantes de sangre: dos con compañeros de trabajo de su padre, y desde noviembre se sumaron dos más que viven en Rosario y a los que también "estaremos eternamente agradecidos", dijeron.

Comentarios