la_region
Martes 07 de Febrero de 2017

Detectaron en Córdoba 650 obras hídricas ilegales para sacar agua de los campos

Si bien hay trabajos irregulares de 20 años de antigüedad, los contabilizados ahora corresponden a los últimos 18 meses.

La Policía Ambiental de Córdoba detectó unas 650 obras hidráulicas ilegales que se ejecutaron en el este y sudeste de esa provincia y afectan directamente al territorio santafesino. Las inspecciones que constataron las irregularidades se reforzaron a raíz de los dichos del gobernador, Miguel Lifschitz, quien a mediados de enero y en plena crisis hídrica, denunció públicamente que la provincia mediterránea volcaba sus excedentes pluviales sin control a territorio de Santa Fe.

Las obras que se inspeccionaron son principalmente desagües de establecimientos rurales, desvíos de cauces, terraplenes y hasta "pinchaduras" de lagunas de la zona pampeana del este cordobés. Los relevamientos que arrojaron la cifra, que ahora reconoció el gobierno de esa provincia, corresponden a los últimos 18 meses.

"Algunas están desde hace 20 años o más, pero la mayoría son recientes; diría que fueron hechas a partir de las inundaciones de 2015", precisó Adrián Rinaudo, director del organismo encargado del control y la fiscalización en materia hídrica y ambiental de Córdoba.

Cuando promediaba el mes de enero Lifschitz se refirió a la dramática situación que acuciaba a miles de santafesinos por las inundaciones que ocasionaron pérdidas millonarias. "Quienes están aguas arriba tratan de hacer canales y tirar el agua al que está aguas abajo, por eso se requiere de un análisis integral. Córdoba nos tira el agua y nosotros no tenemos capacidad para evacuarla", disparó entonces el gobernador. En ese contexto, convocó a pensar el problema "integralmente y esto implica a los gobernantes y a los productores, para rever cómo usamos el suelo, la tierra y el agua".

Los operativos

Uno de los últimos operativos realizados por inspectores cordobeses tuvo lugar en la estancia La Escondida, de General Levalle (344 kilómetros al sur de la capital cordobesa y a unos 100 de Rufino), sorprendieron a operadores de maquinaria vial realizando "obras ilegales para modificar escurrimientos naturales y direccionar los excedentes hídricos hacia los caminos rurales, haciéndolos intransitables", según el acta de infracción labrada.

La retroexcavadora, una pala frontal y otros elementos utilizados en los trabajos ilícitos fueron secuestrados por la policía, que también constató perjuicios en poblados y campos aledaños ubicados aguas abajo.

El trámite se completó con la notificación al infractor, la aplicación de una multa y la orden de reparar los daños ocasionados. Si bien no se pudo determinar el castigo económico aplicado en este caso, desde el gobierno provincial aseguraron que la multa mínima es de 43.100 pesos.

Esta intervención se concretó días después de que el gobernador Lifschitz, atribuyó parte del problema de las inundaciones —que afectan a unas 70 localidades del sur santafesino— a que Córdoba le tiraba el agua de los campos "a través de canales ilegales en zonas rurales".

La Policía Ambiental también detectó infracciones en campos comprendidos en los departamentos cordobeses de San Justo, General San Martín, Marcos Juárez, General Roca y Unión. Además de General Levalle, se desarticularon otras 22 obras clandestinas en arroyo Algodón, Colazo, Las Varillas y Santa Clara.

Remediación

La Secretaría de Recursos Hídricos cordobesa dispuso tareas de remediación para el año en curso en la cuenca del arroyo Tortugas (que tributa sus aguas al río Ctalamochita o Tercero) y en la del río Segundo. El área abarca un triángulo con vértice superior en las Sierras Grandes y base en el límite con Santa Fe, donde desagua en el río Carcarañá. "Allí se concretaron trabajos aguas arriba con el propósito de frenar el caudal en el tramo inferior del curso", aseguraron desde el Ministerio de Agua, Ambiente y Recursos Hídricos de Córdoba. Asimismo, se dispuso la ejecución de trabajos correctivos en las cuencas del sistema arroyo El Gato, Santa Catalina y La Picasa que incluye a Serrano, Laboulaye, General Levalle, Vicuña Mackenna, Jovita y Adelia María, entre otras poblaciones del sur cordobés.

Comentarios