la_region
Domingo 02 de Abril de 2017

Después de 38 años, encontró al hijo que le habían robado en Chaco

La mujer sufrió la sustracción de su pequeño cuando éste tenía un mes. Desde entonces lo buscó, y ahora logró hallarlo.

Esther Baldovino sabía que tenía nueve hijos, pero crió a ocho. El primero, al que tuvo cuando apenas tenía 15 años, le fue robado de la cuna en la provincia del Chaco, cuando era un bebé de apenas un mes. Sin embargo, Esther nunca lo olvidó, y después de una ardua búsqueda, dio con su paradero. Ese jueves, la mujer se trasladó desde la localidad de Lanús, provincia de Buenos Aires, a la ciudad de Santa Fe. Iba reencontrarse con Fabián, su primogénito robado. Después de 38 años, los dos volvieron al conurbano bonaerense para que Fabián pueda conocer a sus ocho hermanos, 28 sobrinos y dos sobrinos nietos.

Esther tiene hoy 55 años. Este jueves se acercó a la base 3ª del Comando Radioeléctrico de Santa Fe y pidió que la acompañaran hasta el barrio Las Lomas, porque ahí tenía que reencontrarse con su hijo, que le había sido sustraído 38 años antes, cuando era apenas un bebé. Alrededor de las 17, la mujer llegó en una camioneta acompañada por un grupo de pastoras. Escoltada por la policía, se trasladó a la casa de Estanislao Zeballos y el 5º Pasaje, en la ciudad de Santa Fe. Iba en busca de su hijo, con el que se fundió en un abrazo emotivo.

En medio de lágrimas, esta madre que no bajó nunca los brazos contó su historia. Cuando tenía 15 años, en 1977, tuvo su primer hijo, Fabián Medina. Al mes de haber nacido, ella fue a trabajar a un campo en la cosecha de algodón, y cuando regresó de la jornada laboral, halló la cuna vacía.

En aquel momento habló con el dueño del campo, que según le dijo se ocupó de hacer la denuncia policial en una dependencia local. Junto con sus familiares buscó a Fabián, pero jamás pudo hallarlo.

Nueva búsqueda

Baldovino tuvo después ocho hijos más, y desde fines de los 80 vive junto con su familia en Lanús. Allí, su historia una y otra vez a las hermanas evangelistas de la Iglesia Luz de Vida con sede en Lanús de la provincia de Buenos Aires. Las religiosas le propusieron viajar a la provincia del Chaco y comenzar la búsqueda de Fabián.

Así fue como hallaron en el Registro Civil de la ciudad de Resistencia una partida de nacimiento que daba cuenta de los datos personales del entonces bebé. Para poder obtener más información, fueron enviados a la Junta Electoral chaqueña, donde descubrieron hace una semana que el hijo de Esther podría estar viviendo en el barrio Las Lomas, de Santa Fe

Volvieron a Lanús, y organizaron un viaje para que Esther pudiera ir junto con varias hermanas de la iglesia evangélica hasta la capital santafesina. Y así fue como llegaron todas en una camioneta alquilada. Cuando iban por la avenida Blas Parera, detuvieron la marcha en el Comando Radioeléctrico, pidieron hablar con el oficial a cargo y narraron la historia. Entonces, cuatro policías en dos patrulleros las acompañaron hasta la vivienda de 5º Pasaje y Estanislao Zeballos. Cuando llegaron, hablaron con la esposa de Fabián y con sus hijas. Minutos después, él llegó de trabajar y se encontró con su madre.

Lo que le dijeron a Fabián

Fabián Medina narró la historia que la mujer que lo adoptó, y que murió hace tres años, le contó. Dijo que ella lo crió en la localidad de Las Breñas, y que al crecer, él preguntó por sus padres y la madre adoptiva, con evasivas, le respondió que habían fallecido, y que por ese motivo ella había decidido criarlo.

Fabián vivió hasta hace 17 años en Las Breñas, Chaco, donde conformó su familia con una mujer con la que tuvo hijos, se vinieron a vivir a Santa Fe para buscar trabajo y se radicaron en la vivienda del barrio Las Lomas.

El viernes, Esther Baldovino y su hijo, Fabián Medina, partieron en una camioneta junto al grupo de pastoras de la iglesia Luz de Vida con destino a Lanús, provincia de Buenos Aires, para que él pueda conocer a sus otros ocho hermanos menores, sus sobrinos y dos sobrinas nietas.

Informe: Diario UNO Santa Fe

Comentarios