la_region
Viernes 28 de Julio de 2017

Denuncian un brutal desalojo policial en el norte santafesino

Un grupo familiar que vive en un campo cercano a Gato Colorado fue golpeado y torturado en su vivienda por la PDI y Los Pumas

En la fría mañana del miércoles 19 de este mes, Germán Clavero, de 64 años, y sus dos sobrinos, Roberto y Abel, de 32 y 23 años respectivamente, fueron despertados violentamente por un "fierrazo" que destrozó la puerta de su vivienda, en la zona rural de Gato Colorado, en el extremo norte de la provincia. Allí, denunciaron, fueron torturados y ultrajados por efectivos de la Guardia Rural Los Pumas y la Policía de Investigaciones (PDI), en un aparente intento de desalojarlos del campo.

"Entre cinco y seis tipos, con armas en mano y pasamontañas" —según relató Germán al diario Uno de Santa Fe—, ingresaron a la casa y a empujones y cachetazos y golpes sacaron afuera a los habitantes de la vivienda.

"Me pusieron las rodillas contra mi lomo, me pegaron unas cachetadas en la nuca y me esposaron con precintos plásticos muy apretados. Yo quedé ahí, tendido, con las manos para atrás y la cara en el suelo. A mis sobrinos los habían sacado afuera a golpes, siempre apuntándolos", según expresó Germán Clavero ante la Fiscalía.

Algunos conocidos

Además de los "cinco o seis tipos" que irrumpieron en su vivienda, el mayor de los Clavero señaló que en el exterior había unos cuarenta efectivos de la Guardia Rural Los Pumas, algunos de ellos reconocidos por los denunciantes.

"Estaban López y Chávez, a los cuales conozco del destacamento del paraje La Cigüeña una sección de la Guardia Rural Los Pumas, a medio camino entre las ciudades de Vera y Tostado. Eran todos Pumas, y de la PDI de Tostado, como Santillán y Ortiz", enumeró Clavero.

Durante una conferencia de prensa, los Clavero, su abogado, Iván Bordón, e integrantes del Foro contra la Impunidad y por la Justicia de Santa Fe y de la agrupación Norte Amplio por los Derechos Humanos de Reconquista, detallaron el desalojo y las torturas aberrantes a los que fueron sometidos.

Allí, Roberto detalló que él y su hermano debieron permanecer sin ropas en medio del frío y que constantemente fueron golpeados y humillados por los oficiales actuantes. Señalo luego que "aparentemente" buscaban armas en la propiedad y que el interrogatorio policial incluyó el uso de la forma de tortura llamada "submarino", por la que le sumergieron la cabeza en un pozo con agua varias veces, y luego fue picaneado.

Lesiones constatadas

Según indicó el abogado de la familia, las lesiones fueron constatadas por el cuerpo médico de la Unidad Fiscal de Rafaela, donde se radicó la denuncia el pasado sábado 22. Bordón cuestionó a la fiscal de turno de Tostado, Sonia Bustos, que habría ordenado allanar el campo por una denuncia de amenazas que pesaría contra uno de los Clavero, y deslizó que el verdadero motivo habría sido expulsarlos de la propiedad.

Tras los hechos, Germán y sus dos sobrinos recuperaron la libertad gracias a un recurso de hábeas corpus interpuesto ante los Tribunales de Vera y otorgado por el juez Gustavo Gon.

Actualmente, se alojan en la casa de un familiar de Tostado, y no pudieron regresar al campo del que fueron echados y sostienen que son constantemente amedrentados y vigilados.

Comentarios