la_region
Sábado 02 de Septiembre de 2017

Crece el escándalo por subsidios "sospechosos" a la UTN de Venado Tuerto

El decano de la facultad salió al cruce de denuncias de Margarita Stolbizer contra el ministro de Energía que involucran a esa casa.

La denuncia formulada por la diputada nacional Margarita Stolbizer contra el actual ministro de Energía de la Nación, Juan José Aranguren, por supuesto manejo irregular de fondos y que involucra a la delegación de la Facultad Regional Venado Tuerto (FRTV) de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), dejó un tendal de heridos, crispación y bronca, por lo que los directivos de la casa de altos estudios consideran una injusticia. Descartan irregularidades y, según declaró el decano, Jorge Amigo, "tergiversan la verdad y tratan de poner en duda la honestidad de las personas que manejamos estas instituciones desde hace muchos años".

   La ex legisladora radical y candidata por el massismo denunció supuestas irregularidades detectadas en convenios firmados por el Ministerio de Energía y Minería con una asociación civil como intermediaria de servicios contratados a la regional venadense de la UTN y pidió investigar "graves irregularidades en la suscripción de convenios en el ministerio a cargo de Juan José Aranguren, favoreciéndose a la Asociación Tecnológica Venado Tuerto (Ateven)", señalóLa Capital en su edición del jueves.

   Según Amigo, "la Ateven fue creada en 2001 para apoyar a la FRVT generando recursos que, al comienzo, provenían de la administración de cursos de extensión y carreras cortas. Con el paso del tiempo, la facultad creció y junto con ella, la asociación civil. A esta entidad la presidieron empresarios conocidos de nuestra ciudad, porque según el estatuto, la presidencia debe estar a cargo de una persona no vinculada a la UTN, y la componen además docentes, graduados, alumnos y no docentes. Estos cargos son completamente ad honórem".

   Según la denuncia, el total abonado a la FRVT a través de la ONG Ateven, hasta marzo de 2017, ascendía a 13.510.986 pesos. Y de ese monto, Ateven se llevó el 10 por ciento (1.351.098 pesos).

   "Hay que destacar que los pagos no se realizarían a la UTN, ni ésta facturaría por los servicios prestados. El dinero se depositaría en una cuenta corriente a nombre de una asociación civil de Venado Tuerto" y el Ministerio "abonaría más de 13 millones de pesos en la cuenta de Ateven en el Banco Francés, sucursal 253, cuenta corriente 3218/8", aseguró en su denuncia Stolbizer.

   Para la legisladora nacional "sería esta asociación fantasma y desconocida la que emite las facturas correspondientes a lo convenido", una intermediación que provocaría un sobrecosto del 10 por ciento del total del convenio por gastos administrativos".

Respuesta

Cómo no podía ser de otro modo, el escándalo atravesó la sociedad, que parecía no estar ajena a la delicada denuncia formulada por Stolbizer y que salpica a la entidad educativa, sobre la que nunca hubo un mínimo de sospecha sobre posibles irregularidades, salvo hasta la denuncia formulada por la legisladora nacional días atrás. Por ello, llamaron ayer por la mañana a una conferencia de prensa que tuvo amplia cobertura mediática en la región.

   En el encuentro con la prensa, Amigo expresó: "Hemos tomado conocimiento de una denuncia que fuera presentada por Margarita Stolbizer, donde suponía irregularidades en asesorías contratadas por el Ministerio de Energía. En la misma denuncia nombra a la Asociación Tecnológica Ateven y pone en duda supuestas maniobras en convenios con la universidad. Desde la UTN-FRVT vengo a desmentir esas afirmaciones", afirmó la autoridad académica.

   El decano agregó que "la Ateven es una asociación con una estructura que se fue fortaleciendo a lo largo de estos años y cuenta con dos contadores y un síndico. Sus balances se encuentran aprobados, funciona en sus oficinas en Laprida 644 y, como se puede ver, esta asociación civil no es ninguna ONG fantasma ni nada por el estilo como dice la nota".

   Amigo explicó que, en torno al convenio con el Ministerio de Energía, "la Ateven era la unidad de gestión del convenio, o sea que el ministerio transfería los fondos a las cuentas de la Ateven, donde se giraban los pagos a los asistentes técnicos designados. La FRVT tiene un equipo técnico de gestión en Buenos Aires para agilizar los trámites y pagos, lo cual hace que sea elegida por algunos organismos por su eficiencia y rapidez ante los requerimientos de los mismos".

"Perfectamente legal"

En la rueda de prensa también el decano explicó que "este mecanismo de llevar adelante programas específicos de los organismos es perfectamente legal y permite que se puedan ejecutar de forma eficiente, tareas acotadas en tiempo, que de otra manera sería imposible por tener que incorporar al estado a planta permanente a los agentes que demandarían trabajos temporales".

   "Los gastos administrativos que, según la denuncia, son «embolsados» por la Asociación, en realidad se destinan a soportar los gastos bancarios de movimientos de fondos, viajes de los directores y demás gastos, y lo que queda de utilidad —que, según los convenios puede ser entre 40 y 50 por ciento—, se destina al apoyo a la UTN", dijo el decano, Y para rematar, agregó: "Con la utilidad de estos convenios y con ayuda de otras fuentes se pudo refaccionar el edificio de calle Castelli y Alvear y adquirir, en junio de 2017, el inmueble lindero por calle Castelli, entre otras cosas".

   Amigo resaltó finalmente que "desde comienzos de 2016, los convenios no pueden ser gestionados por las asociaciones civiles, por lo que Ateven dejó de manejar fondos de estos convenios siendo la gestión en estos momentos íntegramente llevada adelante por la Universidad a través de sus cuentas oficiales. El convenio cuestionado por la diputada fue justamente el último que se llevó adelante con la antigua metodología".

Comentarios