la_region
Viernes 17 de Marzo de 2017

Continuó la odisea de los ciegos deportistas

La odisea del grupo de deportistas discapacitados visuales continuó ayer en la ciudad de Río Cuarto.

La odisea del grupo de deportistas discapacitados visuales que el miércoles había quedado varado en la Terminal de Omnibus de Rosario por la ausencia del reemplazo de un servicio de la empresa Monticas que habían reservado con anticipación, y que recién lograron viajar luego de 16 horas por Chevallier, continuó ayer en la ciudad de Río Cuarto adonde se dirigieron a participar de un encuentro de básquet. Es que apenas arribados a la ciudad cordobesa intentaron reservar los pasajes de vuelta para el domingo también en Chevallier, pero se encontraron con la falta de lugares suficientes.

Emanuel Filelfi, representante legal de la Fundación Argentina de Baja Visión, denunció ayer la continuidad de la odisea para el grupo que incluye a una decena de personas integrado por niños, jóvenes y adultos discapacitados, junto a sus acompañantes.

"Los chicos llegaron a Río Cuarto bien, con alegría, pero cuando hoy fueron a la terminal local pidiendo el servicio de vuelta, se encontraron con que les dicen que no hay disponibles", denunció Filelfi.

Aclaró que los boletos de ida los habían reservado con anticipación, pero que para la vuelta no era necesario hacerlo desde Rosario sino que lo realizaran una vez llegados a destino. Las actividades del encuentro deportivo concluyen el sábado y la idea era regresar el domingo, fecha hasta la cual tienen las reservas de hospedaje: "Luego de eso se quedan en la calle", advierten.

"La ley de discapacidad dice que las empresas están obligadas a otorgar el pasaje gratis al discapacitado y un acompañante si es solicitado con hasta 48 horas de anticipación", reseñó Filelfi, pero se encontraron con que "les dicen que paguen los pasajes en Chevallier porque no tienen cupo para discapacidad hasta la semana que viene", añadió. Tras denunciar la situación, seguían tratando de encontrar una solución antes del domingo.

Comentarios