la_region
Viernes 23 de Junio de 2017

Buscan intensamente caballos robados del campo de una ONG proteccionista

Entraron al predio de Liberación de Caballos. Los rastrillajes policiales permitieron recuperar dos, otro se halló muerto y dos siguen desaparecidos

Efectivos policales de la Guardia Rural Los Pumas e integrantes de la ONG proteccionista Liberación de Caballos en Rosario continúan realizando rastrillajes en la zona para dar con los equinos que fueron robados del predio que utilizan aledaño a la ruta 14, a unos 10 kilómetros de Rosario. De los cinco que fueron sustraídos, dos se recuperaron en los operativos policiales, otro fue hallado muerto en un zanjón cercano y otros dos se siguen rastreando.

Los animales que allí se encuentran son entregados por carreros o bien rescatados de la vía pública por personal policial o municipal ante denuncias de maltrato o abandono, mayormente provenientes de Rosario. Una vez en el campo, los equinos son rehabilitados y finalmente dados en adopción.

Desde la ONG destacaron el nulo valor comercial de estos caballitos que en su mayoría son petisos, viejos y con enfermedades, por lo que no podrían ser utilizados para tracción a sangre, pero sí es incalculable su valor afectivo.

El 12 de junio pasado los integrantes del Liberación de Caballos detectaron que cinco de los animales habían sido sustraídos y un sector del alambrado perimetral del campo había sido roto por desconocidos.

"El campo la única medida de seguridad que tiene son los alambrados y un sereno que está las 24 horas, pero esta persona no escuchó ni vio nada y los alambrados estaban rotos", indicó a LaCapital Angélica Miotti, abogada y asesora jurídica de la organización. El campo tiene una superficie de 300 hectáreas y los caballos están sueltos pastoreando durante determinadas horas del día, y luego son arreados y encerrados, situación en la que se encontraban al momento del robo.

"Los caballos que se robaron son muy específicos por la situación en que estaba cada animal, por eso creemos que no es un robo común y corriente, queremos aclarar que aquí no estamos ante un recolector que se enojó porque le retiraron el caballo, sino que creemos que han sido personas que conocen el campo y los animales", evaluó la abogada.

Además, señaló que "son animales que no sirven para volver a la tracción a sangre, eran un par enanos, otro tuerto, otro desnutrido y viejo. Es duro decirlo, pero tampoco para el frigorífico sirven, por eso más nos da a pensar que los robaron para provocar un daño a la ONG".

En ese sentido, de la lista de los animales hurtados, se sigue rastreando a "Pintado", un petiso, de cuatro años, zaino con una pequeña estrella en la frente, y "Lluvia", una tobiana de 1,65 metro de alzada. "Carlos Miguel", un enano de 80 centímetros de alzada, zaino, de 25 años; y "Payasita", zaina, de cuatro años y un metro de alzada, fueron recuperados, el primero en una zona marginal al sur de Rosario, y la yegua fue detectada por un móvil policial vagando sin soga ni bozal también en zona sur.

En tanto, al día siguiente de la sustracción fue hallado sin vida "Borges", un macho de 30 años, tuerto y de 1,60 metro de alzada. Este animal fue encontrado en un zanjón donde quedó tirado al no poder resistir la travesía a la que lo obligaron los delincuentes ya que padecía de un enfermedad pulmonar.

Desde la ONG, destacaron que "es impresionante la buena disposición de Los Pumas para los rastrillajes". Tan es así que en medio de la búsqueda rescataron otro caballo abandonado en la ruta y herido en el lomo al cual bautizaron "Puma".

De cara al futuro, la organización está evaluando las medidas a adoptar para no volver a sufrir un episodio como este. "Estamos pensando en contratar policías que hagan adicionales para la seguridad en el campo, porque hasta ahora teníamos un sereno, pero somos pocos, muchas mujeres. En casos de particulares, con caballos pura sangre donde el valor económico es muy alto tienen alarmas y caseros, en otros casos hay mucha gente que vive en su campo y están armados, cosa que no queremos nosotros", señaló Miotti.

En ese sentido, la letrada planteó que "en la zona el cuatrerismo es muy común, más que nada para vender el animal, también ocurre en el tema de los recolectores donde los caballos se roban para vendérselos a otros carreros", pero insistió en que "creemos que eso no sucedió en este caso, estamos convencidos de que no es un robo común".

Por otra parte, la mayoría de los animales que están en este campo están "chipiados", es decir que les fue colocado un chip para su identificación mediante una lectora, ya que cuando salen de la calle Control Urbano municipal realiza ese procedimiento.

Desde la ONG también expresaron agradecimiento por "los llamados telefónicos de funcionarios municipales de Rosario y desde el primer día se han puesto a disposición", pero destacaron especialmente "el apoyo de la sociedad que es infinito".

Quienes puedan aportar datos sobre el paradero de "Lluvia" y "Pintado", se pueden contactar con la organización es a través de Facebook, en el muro "Liberación de Caballos en Rosario".

También explicaron que la organización recurre a diversas estrategias para recolectar los fondos necesarios para el cuidado y manutención de los animales, que en muchas ocasiones requieren tratamientos veterinarios costosos. Así, han implementado campañas de "padrinazgo y madrinazgo" de los animales, una suerte de merchandising artesanal, un bono de contribución y son frecuentes las donaciones de particulares y empresas en alimentos y elementos para las instalaciones.

Comentarios