la_region
Miércoles 15 de Marzo de 2017

Batería de medidas del gobierno provincial en el transporte interurbano de pasajeros

El gobernador Miguel Lifschitz enumeró una serie de medidas de control y el envío de un proyecto de una nueva ley para el sector.

Tal como lo había anunciado la semana pasada el secretario de Transporte de la provincia, Pablo Jukic, ayer se realizó el anuncio, por parte del gobernador Miguel Lifschitz, de los 10 puntos que integran la agenda del área de transporte interurbano, dirigidos en primer término, al reemplazo de los servicios que sobre la ruta 33 y la vieja ruta nacional 9 prestaban las empresas Monticas y Metropolitana y a la adopción de diversas medidas destinadas a mejorar los controles de las unidades y los servicios en toda la provincia.

En una conferencia de prensa que se desarrolló en dependencias de la delegación rosarina de la Gobernación, el mandatario provincial anunció, que el próximo 18 se concretará el llamado a concurso para cubrir los servicios de nivel provincial que prestaba la empresa Monticas sobre las rutas nacionales 33 y 9.

Sobre esto, el gobernador historió brevemente los trágicos sucesos del pasado 24 de febrero en jurisdicción de Pérez y recordó la decisión de decretar la caducidad de las concesiones, tanto por la provincia como, dos días después, por la Nación.

"En relación al accidente, seguimos las actuaciones de la fiscal y esperamos los resultados para determinar las razones y responsabilidades de lo que ocurrió", indicó el mandatario, que estuvo acompañado por el ministro de Infraestructura y Transporte, José Garibay, el secretario del área Jukic, el subsecretario, Héctor Zanda, y el director provincial de Transporte de Pasajeros, Sergio Ludueña.

Contra lo que se esperaba —Jukic había adelantado días atrás una posible división en cuatro partes de las nuevas concesiones, tema sobre el que ayer nadie se pronunció—, Lifschitz informó sobre la situación actual de las prestaciones de servicio, aspecto sobre el que manifestó que "están disminuidos en calidad por el esquema de emergencia implementado ante la caducidad de las concesiones".

También hizo referencia Lifschitz a las gestiones llevadas a cabo para proteger las fuentes de trabajo de los choferes y el personal de las empresas junto a la Unión Tranviarios Automotor en el plano provincial y nacional.

Nuevas unidades

Otro de los puntos de la agenda de transporte que se anunció fue el de la implementación, a partir de abril, de una línea de créditos por 70 millones de pesos para la adquisición de unidades nuevas, con una tasa anual del 14 por ciento y con el requisito de que el carrozado de las mismas sea de producción santafesina.

En un marco más amplio, por encima de la tragedia de la ruta 33, otro de los objetivos de la batería de medidas para el transporte anunciada ayer es el del fortalecimiento de los sistemas de control, anunciándose el futuro ingreso por concurso de 10 inspectores y la implementación de nuevos procesos de control en las terminales y durante los recorridos.

La serie de medidas anunciadas ayer incluyeron la firma de convenios con los municipios y comunas por los que los gobiernos locales de cada localidad del recorrido podrán aportar a la calidad de los servicios y concretar controles conjuntos.

Seguimiento on-line

Se ha previsto además la instalación de un centro de monitoreo del transporte, por lo que todos los ómnibus deberán incorporar desde este año el sistema GPS, por el que se realizará un seguimiento "on-line" de frecuencias y recorridos. Según se señaló, para esto se establecerá un convenio con el Ente de la Movilidad de Rosario para la planificación y dirección técnica del proyecto.

El plan provincial para subsanar las falencias del transporte de pasajeros propone además, según indicó Lifschitz, nuevos canales de atención al usuario con información on-line de recorridos, horarios, prestadoras, y espacios para reclamos, línea telefónica, aplicaciones para móviles, página web y pantallas en espacios públicos de espera.

Otra novedad del programa previsto es la exigencia desde este año, de la certificación de normas de calidad como la ISO 9001 ó la Iram 3810. Las que permiten controlar procesos críticos en seguridad vial, una prestación segura de servicios, mantenimiento de unidades y organización más eficiente.

Consultas a los pasajeros

También para un mejor control, la provincia implementará las encuestas origen-destino, información que apunta a una mejor planificación y rediseño de los servicios, recolectándose datos sobre motivo y modalidad del viaje, lugares de origen y destino, y horarios de salida y llegada, entre otros.

Para ello se firmarán convenios con el Instituto de Transporte de la UNR y el Grupo Cetram de la UTN de Santa Fe, para disponer de datos en el último trimestre de este año. La modalidad de encuestas, según se señaló, se extenderá a los pasajeros con consultas directas a bordo de las unidades o en puntos de espera, para monitorear semestralmente la calidad del servicio. Esto también implicará un convenio entre el Instituto Provincial de Estadística y Censo y la Escuela de Estadística de la UNR para la elaboración de la metodología de encuesta, y con el Ente de la Movilidad de Rosario para la dirección técnica.

Nueva ley

Aunque no se profundizó en el tema, el gobierno anunció una medida que puede levantar polvareda: el envío a la Legislatura, en el inicio de las sesiones ordinarias, de nuevo marco normativo del transporte.

Lifschitz recordó que la actual ley de transporte provincial, la 2.499, es de 1935, por lo que se necesita "una ley moderna, adaptada a las actuales necesidades del transporte de pasajeros en todas sus modalidades, reconociendo derechos de los usuarios, obligaciones de los prestadores, calidad de servicios, incorporación de tecnologías y cuidado del ambiente".

Comentarios