Edición Impresa
Domingo 20 de Junio de 2010

La vuvuzela socialista

Por primera vez desde las propias filas socialistas hay un alto dirigente que señala públicamente la urgente necesidad de plantear nuevos proyectos para Rosario. Es que desde hace un largo tiempo que el socialismo, como organización política que conduce esta ciudad, no renueva los desafíos hacia el futuro, no presenta nuevas propuestas que entusiasmen a la sociedad. Habría que tomar nota del quirúrgico diagnóstico realizado por el propio Binner...

Por primera vez desde las propias filas socialistas hay un alto dirigente que señala públicamente la urgente necesidad de plantear nuevos proyectos para Rosario. Es que desde hace un largo tiempo que el socialismo, como organización política que conduce esta ciudad, no renueva los desafíos hacia el futuro, no presenta nuevas propuestas que entusiasmen a la sociedad. Habría que tomar nota del quirúrgico diagnóstico realizado por el propio Binner.

Para realimentar el entusiasmo de la gente, y más aún del rosarino que por su propia idiosincrasia quiere comprometerse con el progreso de su ciudad, es necesario renovar los objetivos y los planes, principalmente cuando una parte importante de los anteriores ya se hicieron realidad. Sin embargo, los dirigentes socialistas siguen haciendo cada dos años campañas electorales mostrando el Cemar, el Hospital de Emergencia, los terrenos recuperados al ferrocarril, la descentralización, la Isla de los Inventos, el Jardín de los Niños… Todos estos son logros importantes, estratégicos, valiosísimos, pero hace rato que se efectivizaron, están funcionando y la gente ya los capitalizó como propios.

Pareciera que todos estos logros que despertaron tanto respaldo en la población y le dieron tanto rédito electoral al socialismo, hoy paradójicamente funcionan como una virtual vuvuzela que no deja oír otras ideas, que obtura el surgimiento de nuevos proyectos a futuro, que ya a esta altura deberían haber florecido.

"Una ciudad como Rosario no necesita volver al pasado, necesita mirar al futuro… Rosario necesita tener un rumbo hacia el futuro. Y eso no es plantear lo mismo que se ha hecho, la salud, la descentralización, es mucho más que eso. Rosario tiene mucho porvenir y hay entonces que convocar a la gente que tiene iniciativas, nuevas esperanzas. No plantear las cosas que ha adoptado como propias. La gente de afuera llega y dice 'qué linda ciudad que es Rosario'. Y le pregunta al rosarino y dice 'siempre lo mismo'. Y tienen razón, porque hay un sentido de evolución en la gente que es innato. Y por lo tanto tenemos que ofrecer nuevas alternativas. Y lo nuevo está por verse, por inventarse. Si nos preparamos para eso realmente vamos a ver las puertas hacia el futuro". Este diagnóstico, que fue realizado el pasado 26 de mayo por el propio gobernador Hermes Binner, es una clara señal que al menos una parte del socialismo ha tomado nota de que no se puede seguir planteando “siempre lo mismo” (Binner dixit).

En el horizonte deberán aparecer nuevos planes y proyectos convocantes, esos que dejan marcas en la ciudad.

Comentarios