Frente Renovador
Domingo 27 de Noviembre de 2016

La vuelta al modelo en 365 días

Las cifras del tercer trimestre ahogaron las expectativas de recuperación que fogoneó el propio gobierno".

"Si al gobierno le va bien va a llegar al mismo lugar de donde arrancaron hace un año". Carlos Heller, diputado nacional por el Partido Solidario y presidente del Credicoop, no ve "ningún elemento" que le permita ser optimista en relación a la evolución de la economía. Por el contrario, consideró que la política económica del gobierno de Mauricio Macri "está destruyendo rápidamente la herencia que recibió", que no es el pesado legado que acusa el oficialismo sino "un país con bajo desempleo, bajo endeudamiento y los salarios más altos de América latina".

Heller estuvo en Rosario participando del Foro por la Soberanía, que organizó su partido junto a la Corriente Nacional de la Militancia, que lidera Agustín Rossi. "La actividad se organizó para profundizar una reflexión sobre modelo de país, sobre todo porque el 10 de diciembre de 2015 Argentina comenzó a transitar un camino de pérdida de soberanía y sumisión a la globalización financiera mundial", subrayó.

La consecuencias de esta forma de "volver al mundo", son a su juicio conocidas. "Lo vivimos en los 90, cada vez que hubo una crisis en un lugar, tequila, caipirinha o vodka, todas repercutieron en Argentina, a veces más que en sus países de origen, porque Argentina había ingresado indefensa a la globalización", dijo.

¿Es el modelo económico macrista similar al de los 90 y al de la dictadura, como dijo el ex ministro Roberto Lavagna? Para Heller, la respuesta es sí. "Prat Gay no se tiene que enojar, porque Lavagna no dice que Macri es una dictadura sino que la política económica responde a los mismos ejes", aclaró. Y chicaneó: "Lavagna debería dar consejo también a los legisladors del Frente Renovador, que le dio los votos al gobirno para aprobar un conjunto de leyes que contribuyen a que este modelo sea como el de la dictadura y el menemismo".

Heller destacó que la construcción de mecanismos defensivos y protectores de la economía sudamericana que Argentina realizó desde 2003 con los aliados regionales. Dijo que Argentina, de 2003 a 2014, es el único país de Sudamérica, según el Banco Mundial, que avanzó en la industrialización. "Eso se logró con políticas: administración de divisas y del comercio exterior".

Si bien consideró que Macri "entra a tiempo en el mundo actual en relación a que se sube al auge de la derecha política", entra "a destiempo en lo económico", porque la derecha que hoy crece en el mundo "tiene ciertos rasgos proteccionistas y él quiere tratados de libre comercio con todos".

En busca de esa inserción, el gobierno se dispuso a destruir lo que llama la pesada herencia, que es el bajo desempleo, la baja deuda y los salarios sostenidos. "El desempleo aumentó, el salario bajó, la deuda aumentó, ahí está el eje de estas políticas", disparó.

Recordó que el gobierno devaluó para bajar el salario pero no alcanzó para que llegaran las inversiones. "Ahora baten el parche ahora con que necesitan ganar las elecciones del año que viene para recién ahí encarar las reformas de fondo que las inversores le exigen para venir", dijo. Y completó: "Lo que está diciendo es que el gobierno va a hacer demagogia el año que viene para ganar las elecciones para hacer el ajuste que le piden los inversores, que es la flexibilización de la legislación laboral y una baja más contundente del salario".

La dificultad para el oficialismo, opinó, es que "la gente tiene cerca la comparación con una situación de bienestar que ahora se va deteriorando". Es que "todos los gobiernos que hubo en Argentina desde la vuelta de la democracia asumieron luego de una crisis, menos este, que asumió luego de un período de crecimiento, mejora del salario y de las jubilaciones".

El gobierno maniobra con un margen estrecho. "No hay ningún indicador alentador, cada vez que se corrigen los datos se habla de una caída del PBI más grande, y cada vez corrige más a la baja la probabilidad de crecimiento del año que viene,", dijo.

Aclaró que aun cuando la Argentina crezca al 2% el año próximo, no habrá recuperado lo que perdió este año. "O sea que si al gobierno le va bien va a llegar al lugar de donde arrancaron", dijo. Pero en el medio, subrayó, " se deterioró el salario, se abrieron las importaciones y la Argentina se endeudó de manera brutal".

"El proyecto de endeudamiento es feroz, ahora no se nota pero luego sube el pago de interés, el déficit fiscal y la necesidad de ajuste se hace más grande", alertó.

Foro

El Foro por la Soberanía, reunió a economistas, científicos y sociólogos, educadores y referentes de la cultura. "Este es un concepto que hoy está en las antípodas del pensamiento oficial, que abre la importación, reduce el presupuesto de ciencia y tecnología y se endeuda sin miramientos", dijo el diputado del Parlasur Agustín Rossi, uno de los organizadores del encuentro.

Rossi no avizora mejoras económicas para 2017. Cree que, "hay dos formas de ponerle freno y tratar de que el gobierno vea la necesidad de cambiar: una es la calle y otra es la elección parlamentaria del año que viene". Este sentido, consideró que si el gobierno obtiene un buen resultado "avanzará con la reforma del régimen jubilatorio con aumento de las edades, la reprivatización de algunas empresas y la flexibilización laboral".

Comentarios