Edición Impresa
Sábado 15 de Marzo de 2014

La volatilidad de los precios vuelve a marcar la cancha

El valor de la soja viene marcando récords pero los ajustes internacionales de stocks cambian el escenario. Preocupa la condición del maíz.

La volatilidad de los mercados granarios volvió a escena. Las mejores perspectivas de cosecha y también los movimientos especulativos de los fondos de inversión hicieron que la suba sostenida de la soja que venía registrándose se ponga en pausa, aunque el precio de la oleaginosa se mantiene arriba de los valores de comienzo de año y eso garantiza un diferencial de rentabilidad para los productores.

"Así como en el último mes vimos picos de precio, en el próximo podemos ver caídas, y más adelante un repunte. Sobre todo teniendo presente la posibilidad de picos fuertes de oferta, pero también una demanda muy entonada. Dependiendo de dónde se ponga el foco en cada momento, veremos movimientos hacia uno u otro lado", advierte el analista Dante Romano.

El último informe del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (Usda) impactó negativamente en los precios de todos los productos, especialmente soja y maíz. Si bien para Argentina el organismo mantuvo sin cambios sus estimaciones de producción de soja y maíz en 54 millones y 24 millones de toneladas, respectivamente, según el análisis de la Dirección de Informaciones y Estudios Económicos de la Bolsa de Comercio de Rosario, los datos más sobresalientes vinieron de la mano de la oleaginosa en Estados Unidos con menos stocks, menos industrialización interna del poroto, más exportaciones y un número de inventarios al final de la campaña superior a lo que se esperaba.

"Y es que si bien aumentaron las exportaciones estadounidenses a un máximo histórico (41,6 M de toneladas) en línea con lo que se esperaba, la revisión a la baja de la estimación de crushing dio como resultado stocks finales más abultados de lo que descontaba el mercado, impactando negativamente en los precios de la soja", remarca la BCR.

En lo que hace a la fotografía global, el Usda redujo la producción brasileña de soja 2013/14 en 1,5 millones de toneladas, quedando en 88,5 millones, y para Argentina mantuvo invariable la estimación anterior de 54 millones de tn. "Con ello, pese a que el stock final mundial de soja, con 70,6 millones de toneladas, resultó inferior a los 71,5 millones que en promedio esperaban los operadores, no fue suficiente para detener la caída de los precios", sostuvieron los analistas de la Bolsa.

Para el maíz, los mayores embarques al exterior previstos para Estados Unidos en la campaña 2013/14 redundaron en un nivel de stocks finales por debajo de lo que descontaba el mercado. Sin embargo, a nivel global, la expectativa previa del mercado apuntaba a que una menor producción sudamericana significara una revisión a la baja de los inventarios al final de la campaña, y en este punto el Usda sorprendió al dejar invariables los 24 y 70 millones de toneladas del cereal que, respectivamente, obtendrían Argentina y Brasil este año comercial, junto con aumentos en las previsiones para otros países (particularmente China) que llevaron al Departamento de Agricultura a elevar la cifra de stock final mundial, presionando los precios a la baja.

Estimaciones. Tras conocerse los números del Usda, la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario difundió sus nuevas estimaciones y señaló que la producción nacional de soja ascendería a 54,7 millones de toneladas y la de maíz sería de 22,7 millones de toneladas.

Para soja, se espera un rinde promedio nacional de 27,5 qq/ha con una superficie sembrada que consolidó en 20,3 millones de hectáreas tras el patrón seco del inicio del verano, que resignó la siembra de cuadros en la zona bonaerense y en el noroeste del país. "Tras los intensos eventos pluviales de febrero en el este de la región centro, se estima que la superficie que no entraría a cosecha rondaría las 440.000 hectáreas", según señala el informe de la Bolsa Rosarina. Sobre la base de ésta superficie no cosechable, la producción de soja 2013/14 se ubicaría en 54,7 millones de toneladas.

En maíz, la condición actual de los cultivos permite estimar el rinde promedio nacional en 66,1 qq/ha, por lo que se estaría ante una producción de 22,7 millones de toneladas. Desde GEA remarcaron las condiciones fuera de lo normal que signaron a la campaña 2013/14. "Sin lluvias en los meses claves de siembra, una abrupta interrupción de las lluvias a partir de la primera quincena de diciembre con una ola de calor sin precedentes, justo cuando los maíces entraban en floración", se indicó al tiempo que se aclaró que el calor hizo una segunda visita en enero que, a pesar de durar menos, fue un evento muy intenso y volvió a afectar los maíces de primera siembra.

"La recuperación hídrica de febrero y el notable aumento de siembras en fechas tardías evitaron estar frente a una producción inferior a 20 millones de toneladas", sostienen desde GEA.

Cultivos. En el último informe del Sistema de Estimaciones Agrícolas que elabora la Bolsa de Comercio de Santa Fe se detalló que con el paso de un nuevo frente de tormenta, con precipitaciones, vientos de intensidades diversas, caída de granizo (sectores muy puntuales, sin perjuicio en los cultivares), continúan las condiciones en que los cultivares implantados en esta campaña 2013/2014 se desarrollan.

"Consecuencias de este períodose evidencian y comienzan a manifestarse como síntomas muy marcados de patologías vasculares en soja, la variación de coloración (colores más claros) en lotes con encharcamientos o suelos sobresaturados en agua y las enfermedades de fin de ciclo en diversos grados y distribución geográfica", se precisó.

La entidad santafesina detalló que los registros pluviométricos fluctuaron entre 05 y 72 milímetros en toda el área creando condiciones muy variadas y dispares para las actividades en la semana. Los procesos de cosecha en girasol y maíz de primera que están atrasados, han avanzado en distintos grados de acuerdo al porcentaje de humedad de grano y condición de piso.

Por otra parte, las tareas de seguimiento, control y chequeo de las aplicaciones en soja (primera y segunda) continúan realizándose. "Los cultivares implantados reflejan (a pesar de lo mencionado) buenos a muy buenos estados, alentando buenas perspectivas para el futuro de los mismos en esta campaña 2013/2014", señaló el informe de la Bolsa.

Comentarios