La ciudad
Miércoles 29 de Junio de 2016

La vivienda que se llevó la peor parte

La madrugada del lunes la familia Sánchez, que vive en el pasaje Drumond al 2900, voló literalmente de la cama. Pared de por medio, la caldera del Laboratorio Apolo estalló y desató un desastre.

La madrugada del lunes la familia Sánchez, que vive en el pasaje Drumond al 2900, voló literalmente de la cama. Pared de por medio, la caldera del Laboratorio Apolo estalló y desató un desastre.

La peor parte se la llevó Juan Carlos, el jefe de la familia, que tras el estupor por el estallido quedó rociado por agua hirviendo que le cayó encima.

El hombre, chofer de la línea 123 de la Semtur, tiene gran parte del cuerpo quemado y está en terapia.

Ayer, sus familiares le dieron a La Capital las fotos que se observan junto a este texto. Son eleocuentes. Así quedó su vivienda tras la explosión: tapada por escombros, ramas y chapas.

Las imágenes las tomaron ellos mismos, aún consternados por lo que les tocó vivir y que, sin dudas, les llevará mucho tiempo poder recuperarse. Desde el lunes pasado, sus vidas cambiaron drásticamente.

Comentarios