Cura Brochero
Domingo 16 de Octubre de 2016

La villa cordobesa recibió a miles de feligreses con clima de fiesta y buen tiempo

Peregrinos colmaron el pueblo de Brochero en la víspera de la canonización. Otros debieron alojarse en localidades vecinas.

La localidad de Villa Cura Brochero, en las sierras cordobesas, albergaba ayer ya un marcado clima festivo. Se fue poblando minuto a minuto de peregrinos que se instalaban y recorrían los diferentes atractivos históricos a horas de que se concrete la canonización del "cura gaucho".

Desde ayer, el poblado de unos 14.000 habitantes mostraba otra fisonomía, con una cantidad importante de cartelería desplegada por los propios vecinos dando la bienvenida a los turistas, a la vez que alumnos de diferentes colegios esperaban a los fieles con pancartas proponiendo: "Si esperás a Brochero Santo, tocá bocina".

El trasporte urbano e interurbano de pasajeros también se sumó a la movida por la canonización, y los carteles lumínicos que identifican las diferentes líneas comenzaron a lucir la leyenda: "Juntos hacia Brochero Santo".

La reducida capacidad hotelera de la villa impactó directamente en su vecina Mina Clavero. Ambas localidades están separadas solamente por un puente. Muchos visitantes fueron a reservar alojamiento a Nono y hasta en Villa Dolores, mientras que una numerosa cantidad de personas esperaba pasar la noche festiva sin alojarse, para retornar hoy a sus domicilios.

Los pobladores también pusieron a disposición habitaciones en sus propias viviendas para albergar la llegada de otros feligreses.

La terminal de Córdoba ayer estuvo repleta. Desde allí partieron decenas de ómnibus en dirección al valle de Traslasierra. En la capital provincial la jornada fue gris y con llovizna tenue pero en Villa Cura Brochero reinó el sol y el calor.

El municipio local había sugerido a los visitantes que llevaran reposeras, sillas, sombrillas, gorros y botellas de agua, ya que la capacidad comercial de la localidad estaba completamente superada y las altas temperaturas le pueden jugar una mala pasada a más de uno, teniendo en cuenta que había muchos adultos mayores entre los fieles.

Cinco vecinos de la localidad santafesina de Tostado peregrinaron a pie más de 700 kilómetros portando una imagen de la virgen de Luján hasta la Villa Cura Brochero.

La marcha comenzó el 18 de setiembre y concluyó ayer a la tarde con el arribo a la plaza Centenario mientras se desarrolla la vigilia por la canonización de Brochero.

Uno de los fieles que participaron de la experiencia, José Biazoli, comentó a Télam que "fueron 27 días, siempre peregrinando, caminando, visitando algunas parroquias, enfermos en los hospitales, presos en las comisarías, y demás".

"Fueron más de 700 kilómetros, dormíamos según la providencia de la Virgen. Nos daban camas tendidas o nos tocaba dormir como podíamos, y la gente siempre nos acercaba algo de comida", recordó el hombre, emocionado.

Comentarios