Clásico Copa Santa Fe
Domingo 24 de Julio de 2016

La vigilia de dos pibes debutantes

Treppo y Alfani. Será la presentación de ambos en un clásico de primera. Como sus compañeros, intentarán demostrar condiciones para ser tenidos en cuenta en el fútbol grande de leprosos y canallas.

El delantero Milton Hernán Treppo, quien hoy será titular en la formación rojinegra que eligió el entrenador Juan Pablo Vojvoda, tiene 20 años. Empezó en la 9ª de Newell's en 2010 (con Gustavo Raggio de técnico), tras jugar en el fútbol infantil en el club Las Palmeras, de Pérez, la vecina localidad donde nació el 13 de mayo de 1996, precisamente en el barrio Cabín 9, al que siempre lo llevaba su abuelo Oscar (fallecido hace algunos años).

En cuanto a sus características de juego, el pibe se define como "un jugador rápido y explosivo", lo que intentará demostrar cuando hoy salga al Coloso a buscar el triunfo desde su puesto en la delantera rojinegra.

—¿Qué sensaciones te produce jugar estos clásicos?

—Una alegría enorme, ya que todo jugador que hace las inferiores en Newell's desea jugar ante Central en este tipo de partidos. Y ahora tengo la oportunidad y esto me pone muy contento.

—Tuviste un muy buen año en reserva (hizo 5 goles en 11 partidos) y lo coronaste como campeón.

—Sí. Estoy en un buen momento personal. Había comenzado bien el 2016 haciendo la pretemporada con reserva, después me bajaron a la 4ª de AFA, pero por suerte pude volver a reserva y ser protagonista de los últimos partidos y pude colaborar con el equipo para obtener el título.

—¿Cómo te fue en los clásicos en inferiores y en reserva?

—Muy bien, por suerte. En inferiores de AFA gané los tres que jugué. En 2011 en 8ª, 2 a 0 con goles de Mauricio Tevez y Bruno Maccari; en 2012 en 7ª, 2 a 1 con goles de Brian Puntano y otro mío, y en 2013 en 6ª, 1 a 0 con gol de Angel Di Guilio. Además empatamos en reserva el último 2 a 2 y casi se lo ganamos.

—¿Cómo fue el gol que le convertiste a Central?

—Lo recuerdo muy bien. Esas cosas no se olvidan. Fue un centro de Yoel Arriola, se le quise bajar al 9 (Franco Pérez) pero me salió al arco y se metió por encima del arquero.

—¿Qué clase de partido se va a dar en el Coloso?

—Todos los clásicos son duros y difíciles de jugar. Mucha fricción y muchos pelotazos. No importa si jugamos bien o mal. Lo único que nos interesa es la victoria para darle una alegría a nuestra gente.

El rosarino Renzo Alfani tiene 20 años y será uno de los marcadores centrales que tendrá esta tarde el equipo Leonardo Fernández, con quien fue campeón en 6ª de AFA. Un pibe que llegó a Central "en 2013, cuando tenía 17 años. Jugaba en Sagrado Corazón, que además de un club era un centro de formación de jugadores. Estoy muy agradecido con todos, especialmente con Dardo Jara (ex defensor de Newell's) que me subió desde la 7ª de la Rosarina a la 4ª a pesar de mi edad, y de Guillermo Leonardi, quien me dio la chance de jugar en la primera local de Sagrado", recordó el juvenil canalla no olvidando sus comienzos en el fútbol.

   —El primer año que estuviste en Central fuiste campeón en 6ª de AFA. ¿Qué representa jugar estos clásicos con varios de tus compañeros y el mismo entrenador?

   —Una experiencia inolvidable. Te hace sentir que estos años no pasaron en vano. Que hiciste bien las cosas y que el esfuerzo, tanto propio como el de mi familia, tuvo su premio. Estoy muy orgulloso por el momento que estoy viviendo.

   En aquel 2013, fue compañero de Giovani Lo Celso, a quien recordó "como un excelente jugador", pero lo que más valoró es "la calidad humana. Se merece todo lo que está viviendo. Los que compartimos un vestuario con él sabemos que hay que sacarse el sombrero por la clase de compañero que es. Esperemos ganar para dedicarle el triunfo. Ya que seguro que le hubiera gustado estar con nosotros".

   Renzo ya jugó 66 partidos entre 6ª y 4ª, y convirtió 5 goles (Aldosivi, Banfield y Estudiantes en 6ª, y a Rafaela y Huracán en 4ª) y se definió como "un marcador central al que le gusta ir al área en todas las pelotas paradas porque tengo buen juego aéreo. Manejo los dos perfiles, así que puedo jugar tanto de 2 como de 6".

   —¿Qué sensaciones tenés de cara al clásico que se viene?

   —Están más ansiosos en mi familia que yo. En lo personal lo vivo tranquilo. Porque voy a poder estar adentro de la cancha, algo que no me pasaba cuando iba al Gigante a ver los clásicos ya que ahí lo sufría más como hincha. Es un partido muy lindo para jugar y sobre todo para compartir con compañeros que hace tres años y medio venimos jugando.

Comentarios