Edición Impresa
Sábado 22 de Mayo de 2010

"La vida de los otros": Testigos y espías de la humanidad

Por Romina Bozzini (*) / ¿Hasta qué punto el ser humano se plantea su humanidad? ¿Cuál es ese momento en que la propia existencia se nos presenta como el gran interrogante? ¿Qué significa ser libres? ¿Libres para qué?

¿Hasta qué punto el ser humano se plantea su humanidad? ¿Cuál es ese momento en que la propia existencia se nos presenta como el gran interrogante? ¿Qué significa ser libres? ¿Libres para qué?

Estos y otros interrogantes son los que me invadieron mientras veía la película "La vida de los Otros" (2006) de Florian Henckel-Donnersmarck. Y digo veía, cuando debería decir espiaba, ya que desde el comienzo el espectador se siente testigo incómodo frente a un agotador interrogatorio llevado a cabo por el muy respetado capitán y profesor de espionaje estatal de la Stasi: Hauptmann Gerd Wiesler. En una Alemania del Este que transita los momentos previos a la caída del muro, el profesor Wiesler tiene fama de intachable en su trabajo de sabueso: rastrea y encuentra "traidores al partido". La codiciada pareja que hacen el dramaturgo Goerg Dreyman y la actriz Christa María Sieland, serán sus víctimas.

Bajo la fuerte presión del partido de encontrar algo que delate a la pareja, Wiesler no descansará hasta que finalmente un suceso trágico en la vida de la pareja lleva a Dreyman a desafiar la seguridad del sistema, escribiendo un informe sobre lo que pasa del otro lado del muro.

La película nos lleva por sutilezas y pequeñas transformaciones que vemos en Wiesler, quien se enfrentará con su propia humanidad cuando escuche por primera vez a Dreyman tocar al piano "Sonata para un hombre bueno" de Beethoven. ¿Qué es lo que hace sospechoso a Dreyman? Su demasiada humanidad, su posibilidad de crear conciencia en los otros, en los que se acuestan con el sistema cada día y callan las atrocidades que se comenten con tal de seguir alimentándose unos a otros. Wiesler lo sabe, siempre lo supo, sólo que ahora ya no es el mismo.

(*) Teatro por la Identidad.

Comentarios