Edición Impresa
Sábado 02 de Abril de 2016

La vida de las mujeres

Acepté la idea de escribir esta pequeña referencia con un “sí, lo hago” absolutamente inconsciente de lo que significa recomendar algo a otro diferente a mí.

Acepté la idea de escribir esta pequeña referencia con un “sí, lo hago” absolutamente inconsciente de lo que significa recomendar algo a otro diferente a mí. Luego sobrevino la incertidumbre: ¿qué puedo recomendar que no implique un traslado, un gasto excesivo de dinero, que al mismo tiempo de placer y despierte sensaciones? La respuesta obvia es sugerir un libro. En esta oportunidad recordé uno que leí hace un par de años y que disfruté de principio a fin: La vida de las mujeres, de Alice Munro.

La autora es canadiense y con esta obra resultó ganadora del Premio Nobel de Literatura en 2013. Relata la vida de Del Jordan, una niña que vive con su familia en un pequeño pueblo. Esta niña se transforma en observadora de los vínculos que se tejen en una sociedad conservadora, atravesada por estereotipos de género, que exigen a las mujeres respetar el rol asignado en una sociedad patriarcal. Sin embargo, a lo largo de la historia ella crece y va descubriendo que detrás de la escena principal, hay otras escenas secundarias más intensas en donde los habitantes del pueblo, incluyendo a su propia familia, rompen con lo instituido entremezclándose en amores, traiciones y revelaciones que les permiten elegir otros destinos. Para contar esa historia la autora sólo describe, de manera sencilla, cotidianeidades, personas y paisajes.

Cuando la leemos podemos imaginar que caminamos junto a la protagonista por las calles polvorientas del pueblo o mojamos nuestros pies en las
aguas del río Wawanash. Las que tenemos más de cincuenta y hemos nacido en pequeñas ciudades podemos volver con nuestra memoria a la salida de la escuela, la caminata con amigos y cruzarnos con vecinos/as que nos generaban curiosidad, risa o pena. El libro tiene la magia de despertar recuerdos y sensaciones, de obligarnos a mirar hacia atrás, recorrer nuestras elecciones y calmar algunas ansiedades.

Comentarios